Cae una red de empresarios marroquíes que ofrecía contratos de trabajo falsos

Gozaba de un gran prestigio entre la comunidad marroquí afincada en Cataluña. Sobre todo, porque logró traer a cientos de compatriotas con un contrato de trabajo bajo el brazo. Lo hacía, además, con todas las de la ley. Pero hace dos años, Imad El Laiti El Hassibi decidió ir más allá. Y empezó a ofrecer falsos contratos a cambio de dinero. Ahora está en prisión junto con otros tres responsables de una red dedicada a favorecer la inmigración ilegal. El Cuerpo Nacional de Policía ha desarticulado la banda y ha localizado, por ahora, a más de 200 afectados.

La organización de El Laiti -marroquí de origen, pero nacionalizado español- se mantuvo activa durante dos años en Barcelona y su área metropolitana gracias a tres elementos: un conocimiento exhaustivo de la legislación en materia de extranjería, el concurso de empresarios, abogados y gestores y, sobre todo, los contactos de El Laiti con personalidades influyentes de Marruecos, según explicaron fuentes de la investigación.

La red utilizaba empresas tapadera para ofrecer contratos laborales a falsos trabajadores que pretendían regularizar su situación en España. Para ello, pagaban entre 1.200 y 7.000 euros. Algunos de ellos advirtieron la estafa y exigieron una solución a los miembros de la organización, que les daban largas. La policía ha detenido a otras 12 personas, que están en libertad acusadas de asociación ilícita, falsificación de documentos y contra los derechos de los trabajadores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0022, 22 de mayo de 2008.

Lo más visto en...

Top 50