Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno se opone a un plan en Villena que invade un cauce

La delegación del Gobierno impugnará la aprobación por parte de la Generalitat del proyecto urbanístico previsto en la partida del Cascante de Villena por no acreditar la existencia de agua suficiente para abastecer este nuevo desarrollo y por invadir el dominio público hidráulico en la Rambla del Cementerio.

Los terrenos en la cabecera de la rambla no han sido clasificados como suelo no urbanizable de especial protección, según el Ministerio de Medio Ambiente. Es más, de acuerdo con la información gráfica del proyecto, "los terrenos correspondientes a los cauces pretenden ser ocupados por actuaciones urbanísticas", añade Medio Ambiente. Por ello, la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) ha emitido un informe desfavorable.

El proyecto, denominado modificación puntual n.º 19 Cascante del PGOU de Villena, recibió el visto bueno de la Comisión Territorial de Urbanismo de Alicante el pasado 15 de febrero. De llevarse a cabo, el proyecto inmobiliario, proyectado sobre más de 900.000 metros cuadrados de suelo, elevaría la población de Villena en más de 5.000 personas. El organismo de cuenca estima en 398.000 metros cúbicos anuales la demanda adicional que implicaría el desarrollo y ocupación de este proyecto, donde están previstas unas 1.700 casas. La CHJ encuentra además "contradicciones" en cuanto a la procedencia del agua. Por todo ello, los abogados del Estado piden primero la suspensión provisional del acuerdo de Urbanismo y si eso no se produce, lo impugnarán, según fuentes de la delegación.

El terreno afectado por la modificación está calificado en el PGOU de Villena como "urbanizable no programado", pero los propietarios de los terrenos solicitaron al Ayuntamiento que se programara la parcela y aumentara la edificabilidad que tenía, que era de 10 viviendas por hectárea.

El Ayuntamiento planteó en su día una serie de contraprestaciones para la recalificación, como que se aumentara el número de VPO y que los dueños cedieran a la Corporación el pozo Sierra Príncipe (que mana 25 litros por segundo de agua mineromedicinal) para embotellar, así como una masía antigua que estaba prevista como sede universitaria. La reprogramación de la parcela se aprobó en un pleno municipal en 2006 y estaba pendiente del visto bueno de la Generalitat.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de mayo de 2008