Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:

Marc Gasol, arrollador

El Akasvayu supera al Joventut con una gran actuación del 'pívot' y fuerza el tercer partido

Después de la eliminación del Real Madrid, la responsabilidad del favorito recae ahora en el DKV Joventut. Pero éstos son los playoffs más igualados que se recuerdan y cada partido vale su peso en oro. Antes de comenzar su encuentro de ayer ante el Akasvayu Girona, Aíto García Reneses ya advirtió de que "en ningún sitio está escrito que el séptimo clasificado no pueda ganar al segundo". Y así fue. El Joventut sucumbió en el pabellón de Fontajau, una pista donde el conjunto verdinegro hace dos años que no gana. El gran culpable fue un Marc Gasol imperial: 25 puntos, 10 rebotes y 44 de valoración. Pero esta vez el jugador de Sant Boi no se quedó solo y contó con la ayuda de los escuderos San Emeterio (15 puntos), Víctor Sada (13) y Daniels (13).

AKASVAYU GIRONA 91 - DKV JOVENTUT 83

Akasvayu Girona: Sada (13), Cvetkovic (10), San Emeterio (15), Daniels (13), Marc Gasol (25) -equipo inicial-, Whitfield (2), Radenovic (6), McDonald (5), Middleton (2) y Montáñez.

DKV Joventut: Mallet (22), Rudy Fernández (10), Ferran Laviña (2), Jagla (5), Moiso (13) -equipo inicial-, Ricky Rubio (12), Barton (13), Hernández Sonseca (4), Ribas (2).

Árbitros: Francisco de la Maza, Óscar Perea y Francisco José Araña.

4.751 espectadores en el pabellón de Fontajau.

4º CUARTO

3º CUARTO

2º CUARTO

1º CUARTO

21-17

19-24

26-20

25-22

Al equipo de Aíto le faltó ritmo, intensidad defensiva y una mayor aportación de Rudy

El que sí que se quedó muy solo fue Mallet (22 puntos), el único superviviente de un equipo verdinegro irreconocible que jugó con cinco marchas menos de lo que es su nivel habitual. Sin su ritmo electrizante y sin su asfixiante intensidad defensiva, el Joventut deambuló por el pabellón en un choque que echó mucho en falta a Rudy Fernández (10 puntos). El escolta, muy bien defendido por Cvetkovic, estuvo muy por debajo de sus prestaciones habituales e incluso se enzarzó en más de una disputa con Gasol y San Emeterio.

El Joventut es un equipo con muchos argumentos y cuando Rudy no funciona otro se viste de él. Esta vez le tocó a Mallet, que en la primera mitad, y gracias también a Ricky Rubio y Jerome Moiso, mantuvo vivo al DKV (40-41). Después del descanso, los verdinegros se reencontraron con sus propios esquemas durante unos minutos, suficientes para marcar la primera gran diferencia del partido (42-49). Pero fue entonces cuando los jugadores del perímetro del Akasvayu despertaron para alivio de Gasol, que hasta entonces había jugado solo (16 puntos en los dos primeros cuartos). Bajo la dirección del magistral Sada, ante la ausencia del irreconocible Arriel McDonald, el conjunto de Pedro Martínez fue recortando diferencias en el marcador hasta el 58-56 (m. 27) con los dos primeros puntos de San Emeterio. Al cántabro le bastaron 13 minutos para anotar 15 puntos y así perforar la zona 1-3-1 que probó Aíto en el último cuarto.

Faltaban seis minutos para el final y el Akasvayu conseguía la máxima diferencia en el marcador (76-67), resultado que sólo peligró con un triple de Mallet (81-79). La consistencia de Gasol, la garra de San Emeterio y las genialidades del excéntrico Daniels remataron un partido en que el DKV dimitió de su estilo de juego. Todo se decidirá mañana en Badalona, donde el Joventut tendrá que demostrar si acepta o no la responsabilidad de luchar por el título.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de mayo de 2008