Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La economía europea se acelera mientras la española frena en seco

La actividad de los Veintisiete crece el 0,7% en el trimestre, más del doble que la española - Alemania recupera el papel de locomotora

Eurostat confirmó ayer los temores de quienes pronosticaban que el frenazo de la actividad económica sería especialmente intenso en España. La oficina estadística de la Unión Europea publicó los datos de crecimiento económico del primer trimestre que consignan a la zona euro y a la UE un avance medio del 0,7%, más del doble del que registró la economía española entre enero y marzo. Pese a la crisis financiera internacional, la UE logró un buen resultado gracias al tirón de Alemania (su PIB representa el 30% de la actividad de la zona euro), que sorprendió con un crecimiento del 1,5% en los primeros tres meses de este año.

España ha sido uno de los países más pujantes de la UE en la última década, pero también es ahora una de las economías que peor encaja la crisis internacional, sobre todo porque la sequía de los mercados financieros ha agravado el desplome de su sector inmobiliario. Hay que retrotraerse a finales de 1999 para encontrar otro trimestre en el que el crecimiento medio de la zona euro fuera superior al de España. Y a mediados de 1995 para encontrar una diferencia de ritmo similar.

España no se distanciaba tanto del crecimiento de la UE desde 1995

El director del FMI cree que lo peor de la crisis financiera ya quedó atrás

"Los riesgos que veíamos hace unos meses se han materializado", reconoció el vicepresidente del Gobierno y ministro de Economía, que participó ayer en el Foro Económico de Bruselas. El principal responsable de este peor comportamiento de la economía española es el ajuste de la actividad inmobiliaria que, según el vicepresidente, conducirá a que la economía española "crezca por debajo de su potencial en los próximos trimestres".

La realidad es que durante los primeros tres meses de este año, España creció también menos que Francia (0,6%) o Reino Unido (0,4%), pero más que Holanda (0,2%). Los únicos retrocesos en el valor del PIB corresponden a Estonia (-1,9%), Portugal y Lituania (-0,2% ambos).

El comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, atribuyó también al sector inmobiliario la causa fundamental del frenazo de la economía española. "Es conocido", dijo, "que en España está habiendo una desaceleración fuerte del sector de la vivienda y esto influye en el crecimiento".

Almunia aseguró que la evolución de España es la que ya había previsto la Comisión, por lo que no cambia la valoración sobre el crecimiento durante todo el año. A pesar de todo, señaló que en la tasa interanual (compara el PIB del primer trimestre con el mismo periodo del año pasado), la economía española creció a un ritmo del 2,7%, superior al 2,4% de la media europea y al 2,2% de la zona euro.

El crecimiento anual de España ha sido siempre superior al de la UE y al de la zona euro desde 1995. La previsión de Bruselas es que España se mantenga, con un avance del 2,2%, por encima de ambas este año; y que en 2009, con un 1,8%, se equipare por primera vez en 14 años al ritmo de crecimiento de la UE. Son, en todo caso, estimaciones más pesimistas que las que maneja el Gobierno español (2,3% en 2008 y 2009). El comisario de Asuntos Económicos subrayó los buenos resultados de Alemania que tienen "buenas consecuencias no sólo para los ciudadanos y empresas alemanas sino también para todos los países europeos que quieran aprovechar el mayor dinamismo del mercado alemán".

Joaquín Almunia, no obstante, se mostró muy cauteloso. "No hay que lanzar todas las campanas al vuelo", advirtió, "el segundo trimestre del año será el periodo más difícil de atravesar para la UE".

En cualquier caso, los datos del primer trimestre confirman claramente el distinto impacto de la crisis en la Unión Europea y en Estados Unidos, que sólo avanzó un 0,1% en el trimestre. "En Europa, tenemos un desarrollo muy robusto", afirmó el ministro alemán de Finanzas, Peer Steinbrueck, "estamos mejor organizados y mejor estructurados que en Estados Unidos".

Sobre el panorama futuro de la economía mundial, el director gerente del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn, manifestó ayer en una comparecencia ante la Comisión de Asuntos Económicos del Parlamento Europeo, que "había buenas razones para pensar que la mayor parte de la divulgación (de los problemas) de las instituciones financieras ya se ha hecho y las peores noticias ya están detrás de nosotros".

En opinión del director gerente del FMI no ocurre lo mismo con los efectos de la economía financiera sobre la economía real: "Habrá una influencia prolongada en los consumidores y en las inversiones debido a las restricciones crediticias". "Los optimistas", añadió, "piensan que esta situación durará hasta finales de año y los pesimistas hasta mediados de 2009".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de mayo de 2008