Entrevista:AMELIA VALCÁRCEL | Catedrática de Filosofía y consejera de Estado

"La cólera está presente en todo el arte feminista"

"La mirada iracunda" aparece cuando la mujer, que ha interiorizado "el espejismo de la igualdad", llega a un momento de su vida en que choca con el "techo de cristal". La filósofa Amelia Valcárcel, quien ofreció recientemente una conferencia en Vitoria, acude a las imágenes para aclarar la expresión de un pensamiento que no deja lugar a dudas. "No me extraña que el arte realizado por las mujeres sea colérico", resume la catedrática de Filosofía de la UNED.

Pregunta. Su trabajo La política de las mujeres es una de las referencias de la exposición de Montehermoso La mirada iracunda. ¿Cómo surge la militancia feminista desde la filosofía?

Respuesta. Es muy difícil para alguien que se dedique a la reflexión hoy en día no constatar que una de las más grandes novedades en la promoción de valores es la libertad individual de las mujeres. Y esta libertad está siempre en trámite, no se da por adquirida. Siempre hay que argumentarla y cuenta con enemistades muy profundas.

P. Sobre todo, fuera de nuestras fronteras.

R. En algunos sitios las tiene todas, pero dentro de nuestra área cultural no deja de ser una cuestión que se intenta polemizar en cuanto se puede. Sin embargo es una de las novedades más radicales de nuestro mundo y una de las mayores diferencias que tenemos con los que nos son contemporáneos. Sin olvidar que la lucha por la igualdad de hombres y mujeres ha logrado su exportación, contradiciendo a Huntington, cuando dice que las fronteras son permeables a las novedades técnicas, pero no a las de los valores. El feminismo sí lo ha logrado.

P. ¿Qué opina de quienes defienden que el feminismo es lo único que queda de mayo del 68? Así lo ha apuntado en este diario el sociólogo Anthony Giddens.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

R. Giddens tiene la manía de tener un arco muy corto para pensar las cosas. Me va a perdonar que sea así de rotunda con él, a quien he seguido mucho. Hay que tener en cuenta el arco de la tradición moderna, por lo menos desde la paz de Westfalia. El feminismo reaparece en el 68, pero su momento más fuerte va desde 1848 a 1948, cuando se obtienen todos los derechos educativos y políticos.

P. ¿Cómo ve el feminismo en la actualidad?

R. Como uno de los grandes ejes de la política mundial. Está ganando posiciones institucionales y tiene conquistada la legitimidad, porque no tiene nada de qué avergonzarse, ya que casi nunca ha utilizado la violencia. Además, es una teoría sin la que resulta muy difícil entender el mundo contemporáneo.

P. En el arte la paridad está muy lejos de alcanzarse.

R. Es cierto, y se traduce en lo que se ve en la exposición: la cólera está presente en todo el arte feminista de los últimos 30 años. Refleja la divergencia terrible entre el mundo que te han prometido y el que tienes en realidad.

P. Montehermoso se ha orientado a la creación y difusión del arte feminista, que también puede suponer una discriminación.

R. No. Tiene que demostrar que la paridad produce mejor arte, frente a la ginofobia, que no misoginia. que ha dominado siempre la creación.

Amelia Valcárcel

Amelia Valcárcel (Madrid, 1950) impulsó el manifiesto Arco 2005 a favor de las políticas de igualdad de hombres y mujeres en los mundos del arte. Catedrática de Filosofía Moral y política en la UNED, consejera de Estado y vicepresidenta del patronato del Prado, se ha implicado en todas las luchas feministas de las últimas décadas en España.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS