Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Catástrofes en Asia

Los daños sufridos en 400 presas desatan la alarma

Tres instalaciones nucleares se alzan amenos de 250 kilómetros del epicentro

Las autoridades chinas advirtieron ayer del peligro de que algunas presas situadas en la región hayan sufrido desperfectos debido al terremoto, y de que se produzcan corrimientos de tierras, a causa también de la lluvia. Dos centrales hidroeléctricas han resultado muy dañadas en el condado de Maoxian, y podrían llegar a romperse. Los deslizamientos del terreno han bloqueado dos ríos en el condado de Qingchuan, creando un enorme lago, en una zona donde han muerto 1.000 personas y 700 están sepultadas, según la agencia oficial china, Xinhua.

La agencia también aseguró que 2.000 soldados habían sido enviados a reparar grietas "muy peligrosas" en la presa de Zipingpu, aguas arriba de la ciudad de Dujiangyan, aunque más tarde el Gobierno aseguró que tras ser inspeccionada había sido declarada segura. Un total de 391 embalses -la mayor parte pequeños- han resultado afectados.

"Actualmente, el problema más peligroso son los embalses cerca de Wenchuan

[donde se situó el epicentro del terre-moto]", dijo ayer He Biao, director del Centro Aba de Gestión de Desastres en Sichuan. "Hay serios problemas en la presa de Tulong, en el río Min. Podría romperse", señaló.

La existencia de instalaciones nucleares en la provincia de Sichuan también despertaba preocupación. La agencia France Presse destacaba ayer la ubicación de al menos tres centros con reactores experimentales o dedicados a la producción de combustible o elementos para armas en un radio de unos 250 kilómetros del epicentro. Una de estas plantas está en Mianyang, ciudad duramente afectada por el seísmo y en la que se habían contado hasta ayer más de 7.000 víctimas mortales. Se desconocía ayer si el terremoto había causado daños a ése y a los otros centros, señalaba France Presse.

Mientras tanto, la ayuda ha comenzado a llegar a pie y en helicóptero a las zonas más golpeadas por el seísmo, donde ayer había aún víctimas atrapadas vivas, que no habían sido rescatadas.

Los equipos de salvamento lograron por fin llegar al epicentro. Unos 50.000 soldados han sido desplegados hasta ahora por el Gobierno chino en las tareas de rescate.

Los soldados que entraron en la ciudad de Yingxiu, en el condado de Wenchuan, encontraron sólo 2.300 supervivientes, sobre una población total de unas 10.000 personas. Otras 1.000 estaban gravemente heridas.

Quienes llegaron a las zonas más castigadas aseguraron que hay pueblos que han sido prácticamente borrados del mapa por el terremoto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de mayo de 2008