Análisis:EL ACENTO
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

El título sí importa

Un informe reciente de la OCDE constata que, en España, tener título universitario no ofrece una gran ventaja (apenas un 5% más que no tenerlo) a la hora de encontrar un empleo; en otros países europeos la ventaja comparativa de los licenciados es mayor.

Hay profesiones para cuyo ejercicio es condición inexcusable poseer un título, como las de abogado, juez o médico. O sacerdote. Otras en cambio no lo requieren obligatoriamente, como la de periodista; tampoco es necesario tener carrera para ser presidente del Gobierno, ministro raso o secretario general de un partido. Cuando en el currículo de un recién nombrado para uno de esos cargos, en lugar de señalar escuetamente su profesión (maestro, abogado, vendedor de corbatas) se dice que "cursó estudios" de derecho, economía, etcétera, no suele fallar: no pasó del primer curso.

Un caso excepcional fue el del suizo Le Corbusier, tal vez el más importante arquitecto del siglo XX, que carecía de título, por lo que sus proyectos tenía que firmarlos algún colaborador suyo.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Otro caso curioso fue el del Ayuntamiento de una industriosa ciudad del norte de España, que convocó un concurso para cubrir la plaza de jefe de la Policía Municipal. La convocatoria establecía como condición la de tener el título de oficial del Ejército, abogado o... capitán de Marina Mercante; por supuesto, el candidato del partido del alcalde tenía esta última profesión, y ya venía ejerciendo el cargo provisionalmente.

En la UE, según datos de Eurostat, un tercio de los universitarios tiene empleos con una cualificación inferior a la de sus estudios. Y según un estudio publicado este mes por la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA), el 31% de los titulados españoles estudiaría una carrera distinta de la suya si pudiera volver atrás, y el 9% no estudiaría ninguna. Hace unos 20 años, en España se puso de moda decir que la Universidad era una fábrica de parados. Era inexacto: muchos titulados no conseguían trabajar en aquello para lo que habían estudiado, pero el tener título era un pasaporte de acceso a otros empleos. Tener o no tener título de lo que fuera sí importaba.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS