La huelga indefinida de los barrenderos ya se nota en las calles

Los sindicatos aseguran que la mayoría de los 7.000 trabajadores secundan los paros

El pasado sábado empezó la huelga indefinida de barrenderos en la capital, que ayer cumplió su tercer día. A pesar de que los servicios mínimos -del 50% para la limpieza viaria y del 60% para el Servicio de Limpieza Urgente (Selur)- se están cumpliendo, ya se pueden apreciar en varias calles de la capital -basta un paseo por el distrito Centro o las calles aledañas a Ventas- los restos de basura acumulados en las aceras porque las papeleras no dan más de sí.

Los sindicatos convocantes, CC OO y UGT, han cifrado el seguimiento de la huelga en un 99% de la plantilla. La causa fundamental de los paros indefinidos es económica y de estabilidad en el trabajo.

Botella achaca la responsabilidad a las empresas y los sindicatos

Más información

Los más de 7.000 trabajadores que conforman la plantilla de limpiadores de la vía exigen a las empresas concesionarias del Ayuntamiento (Urbaser, Fomento de Construcciones y Contratas, Cespa, Sufi y Alfonso Benítez) más estabilidad en el empleo, con un mínimo del 18% de la plantilla fija los fines de semana y del 10% a diario, y una subida salarial del 5,2% el primer año y del 5,3% el segundo. Según los sindicatos, el sueldo medio es de 900 euros. "Como están los tiempos es imposible que una persona pueda vivir con ese dinero", se lamentó ayer Félix Carrión, responsable de CC OO en la negociación.

La patronal Asociación de Empresas de Limpieza Pública (Aselip) ha cedido en sus ofrecimientos y se sitúa ya en una subida salarial del 5,1% (el viernes era del 4,5%). Estaba prevista para hoy a las 12.00 una nueva reunión con los sindicatos. Moisés Torres, de UGT, destacó que se están cumpliendo los servicios mínimos "escrupulosamente" y que la huelga se está celebrando sin "ningún tipo de incidentes", una información que confirmó el Ayuntamiento de Madrid.

La responsable de Medio Ambiente, Ana Botella, pidió, en declaraciones a Efe, una pronta resolución de la huelga, pero eludió cualquier responsabilidad. A su entender, los únicos encargados de acabar con la huelga son las concesionarias y los sindicatos, a pesar de que la limpieza viaria es un servicio que depende del Ayuntamiento. Botella sí pidió, sin embargo, la colaboración ciudadana para que no se arrojen residuos en la calle y para que se utilicen las 53.000 papeleras que hay en la ciudad. Aunque ayer muchas estaban ya atascadas de porquería.

Los sindicatos han anunciado un "endurecimiento" de la huelga durante las fiestas de San Isidro, concentraciones y apariciones en los actos públicos del alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, si no se alcanza un acuerdo.

Hace dos meses (el pasado 4 de marzo) era el sector de la recogida de basura el que se plantaba para conseguir unas mejoras salariales. Después de dos días de huelga, patronal y trabajadores firmaron un acuerdo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 12 de mayo de 2008.

Lo más visto en...

Top 50