El PP acerca su posición al PSE y PNV para "recuperar las alcaldías para la democracia"

El Parlamento alcanzó ayer un acuerdo sobre las mociones en los ayuntamientos de ANV del que sólo quedaron descolgados EA y Aralar, además de EHAK, que ni siquiera votó. La cuestión se solventó, además, sin debate, como modo de evitar que se explicitaran diferencias o matices indeseados.

Lo más destacado fue que el PP se avino a reconsiderar su propuesta original admitiendo la enmienda presentada por los grupos del tripartito. Éstos, a cambio, accedieron a la petición del PP de incluir en el primer punto que el objetivo de la iniciativa es "recuperar para la democracia las alcaldías de los municipios actualmente gobernados en minoría por ANV".

En él se indica que todos los cargos municipales deben comprometerse de modo "inequívoco y consecuente" con la apuesta por las vías exclusivamente políticas y con "la oposición y la condena del uso de la violencia o la amenaza". EA fue la única formación que se descolgó de ese primer punto, decisivo para el amplio consenso alcanzado. De hecho, este partido sólo respaldó el segundo punto del acuerdo, el que reprueba la acción terrorista de ETA y su último comunicado.

El grupo de Unai Ziarreta se desmarcó igualmente, votando en contra, y en este caso acompañado de Aralar, del tercer punto de la propuesta aprobada. En él la Cámara exige la dimisión de los representantes municipales que no se comprometan con las exigencias éticas enumeradas en el acuerdo y señala además que, en caso contrario, el resto de los partidos con presencia en cada ayuntamiento buscarán los acuerdos para presentar mociones de censura contra ellos.

La proposición responde en todo a la metodología que el PNV fijó ante el emplazamiento de los socialistas a principios de abril para relevar a la alcaldesa de Mondragón por negarse a condenar el asesinato del ex concejal del PSE-EE, Isaías Carrasco. El PSE la aceptó, a costa de pasar primero por la presentación de mociones "éticas", pero el PP se opuso inicialmente y llegó a votar en contra en Mondragón, aunque corrigió de inmediato esa actuación y en el resto de los ayuntamientos las ha secundado.

Ayer, su portavoz Carmelo Barrio, puso en valor la cesión realizada por el PP y consideró el consenso alcanzado como "un importante avance". "Hemos cedido", indicó, "para poner al Parlamento al frente de la voluntad de recuperar las alcaldías de ANV". Los partidos con posibilidades de alcanzar esas alcaldías tienen "la firma en blanco de nuestros concejales", añadió. Barrio instó al PNV a que dé de inmediato los pasos necesarios en Soraluze y Legazpi, donde ya se ha cubierto la premisa de aprobar las mociones éticas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0009, 09 de mayo de 2008.