Reportaje:

Metro: agresiones sin cese

El gerente dice que hasta que la justicia decida sobre los vídeos de los vigilantes la empresa no pedirá responsabilidades

No habrá destituciones en Metro de Madrid por los vídeos de agresiones de vigilantes a los pasajeros hasta que finalice la investigación judicial. Fue una de las escasas respuestas que ofreció el gerente del suburbano, Ildefonso de Matías, en su comparecencia de ayer en la Comisión de Transportes de la Asamblea, por la que pasó de puntillas.

El portavoz de IU, Fausto Fernández, había solicitado su presencia para que informara de la seguridad y de cómo la compañía había reaccionado ante la aparición de las cintas. Preguntó por la investigación interna, sobre la ausencia de denuncias hasta que los vídeos fueron difundidos por EL PAÍS, quiso saber de la responsabilidad exigida a las empresas de vigilancia, de la cualificación del personal de seguridad, sobre las armas prohibidas que portaban los vigilantes en los vídeos y, entre otras muchas preguntas, qué medidas ha tomado Metro para que no vuelvan a repetirse las agresiones a viajeros. "Aquí no hay neutralidad. O se ataja la situación desde su responsabilidad o ustedes son conniventes", espetó Fernández. Ni caso.

El gerente de Metro justificó que no denunciaran lo ocurrido con que, al principio, ni siquiera pudieron constatar si se trataba del "metro o era un tráiler de una película". Explicó que, pese a que la red del suburbano tiene "la mayor densidad de cámaras del mundo" (más de 4.300), ninguna ha detectado estas agresiones. Y que la única medida contra la concesionaria ha sido abrir un expediente sancionador. De responsabilidades no quiso hablar hasta el fin de la investigación judicial.

Pero el portavoz socialista, Modesto Nolla, le recordó que cuando en octubre se reveló que la Consejería de Transportes había difundido un vídeo (ambientado en el metro) que equiparaba a los seguidores del Atlético de Madrid con contaminadores, frente a los limpios del Real Madrid, la presidenta regional tardó un día en exigir que se despidiera al culpable. Fue destituido.

"Esto me parece mucho más grave", sentenció Nolla, que quiso saber si el gerente podía garantizar que los empleados despedidos no habían vuelto a trabajar en Metro con otra empresa de seguridad. Pero De Matías no pudo ofrecerlas: "De la información que tiene el gerente, no hay ninguno".

El asunto no está cerrado. IU ha pedido la dimisión del gerente de Metro; el PSOE, explicaciones en el pleno del consejero de Transportes, Manuel Lamela.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 09 de mayo de 2008.