Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alperi asume la deuda de 316.000 euros de Cultura

El Ayuntamiento de Alicante va a tener que emplear a fondo la caja de pagos. La comisión de Hacienda aprobó ayer el primer expediente de modificación de créditos del año, por valor de algo más de 31 millones de euros. Entre ellos, hay una abultada partida de alrededor de 13 millones dirigidos a pagar facturas pendientes y servicios extraordinarios, algunas de las cuales se remontan al año 2000. En este paquete se encuentra el pago de 316.000 euros de deuda que acumula el Patronato Municipal de Cultura y que se gastaron pero no pagaron en años anteriores en este organismo que presidía hasta las pasadas elecciones municipales Pedro Romero. El pago de esta deuda ha sido muy cuestionado e incluso el informe del interventor, presentado en la última junta rectora del patronato, fue muy duro con esta forma de funcionamiento ya que criticó, entre otras cuestiones, la existencia de numerosas facturas extraviadas e incorrectas.

La modificación de crédito, a través de la dotación de créditos extraordinarios por importe de 17,38 millones y de suplementos de crédito por otros 13,79 millones, se aprobó el lunes en Junta Local de Gobierno y, tras la reunión de ayer de la comisión de Hacienda, se elevará al pleno que el Ayuntamiento de Alicante tiene previsto celebrar el próximo jueves. El grueso de la deuda a la que ahora tiene que empezar a hacer frente el Consistorio se encuentra en las áreas de Tráfico, Seguridad y Transportes así como en la de Servicios y Mantenimiento. Y entre los pagos atrasados más llamativos se abonarán 3,37 millones a la empresa concesionaria del servicio de limpieza (Inusa) por trabajos extraordinarios.

Agujero financiero

Ayer, los ediles del grupo municipal socialista María José Adsuar y Ángel Pernías se mostraron muy críticos con una modificación muy cuantiosa que se realiza menos de dos meses después de la aprobación de los presupuestos. Adsuar criticó que las modificaciones de crédito suponen el 12% del presupuesto del Ayuntamiento. Y Pernías no dudó en calificar la situación de "agujero financiero" y advirtió de que esta realidad "no ha tocado fondo". El edil insistió en que Alicante "no tiene plan ninguno, que da bandazos y que depende de caprichos". Una "mala gestión", continuó Pernías, que seguirá "mientras dependa del actual alcalde".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de mayo de 2008