EHAK marca el terreno al tripartito

El grupo 'abertzale' impide el intento de 'blindar' la Mesa de la Cámara - Los partidos del Gobierno se dividen al votar un texto de los radicales

EHAK mostró ayer los dientes al tripartito de Ibarretxe, con el mensaje implícito de que los problemas que atraviesa (división entre sus socios, cuestionamiento en el PNV y la polémica por la consulta soberanista), le importan bien poco. El grupo abertzale usó la fuerza determinante de sus votos para hacer fracasar la iniciativa de los socios del Gobierno que pretendía blindar a la Mesa del Parlamento y especialmente a su presidenta, la peneuvista Izaskun Bilbao, ante una eventual orden del Tribunal Supremo para disolver el grupo parlamentario radical. EHAK sí facilitó en febrero la toma en consideración de la iniciativa.

La reforma resulta irrelevante a efectos prácticos tras el fallo del 'caso Atutxa'

Su actitud de ayer, aunque no presuponga nada, reviste un cierto significado añadido en las vísperas del pleno de junio sobre la consulta, en el que Ibarretxe, huérfano de otros apoyos, depende por entero de los votos de los abertzales, que llevan semanas haciéndole llamamientos más o menos explícitos para que se siente a hablar con ellos.

La propuesta de reforma del Reglamento de la Cámara no llegará siquiera a ser debatida en pleno, tras recabar ayer en comisión 10 votos en contra (los del PSE, PP y EHAK) y ocho a favor (PNV, EA y EB), salvo que los proponente usen la vía del voto particular, algo para lo que ayer no tenían ninguna previsión.

La pretendida reforma parcial del Reglamento, que pretendía que la responsabilidad en la disolución de un grupo recayese sobre el pleno y no sobre la Mesa, resultó así derrotada. Y ello con el añadido de que el debate en comisión mostró cómo el tripartito se dividía en una votación: la de la enmienda de EHAK, que fue apoyada por EA, mientras que los peneuvistas y EB se abstenían.

La enmienda de los radicales pretendía que, antes de que la decisión llegase al pleno, se hubieran agotado "todas las instancias" judiciales y que, mientras tanto, se siguieran abonando las subvenciones al grupo afectado. EHAK no cobra esas subvenciones desde que el pasado febrero el juez Garzón ordenó la suspensión de sus actividades. Una vez que el PNV y EB se abstuvieron en la enmienda -su primera parte "es inconstitucional" y la segunda "una cuestión administrativa", argumentó el peneuvista José Antonio Rubalkaba-, EHAK se desentendió del resto y votó en contra del tripartito.

La iniciativa de los grupos del Gobierno no perseguía defender los derechos de todos los parlamentarios, sino sólo "proteger a los suyos", recalcó la portavoz de EHAK, Nekane Erauskin. La aprobación o no de la reforma resulta irrelevante a efectos prácticos, una vez que la sentencia del caso Atutxa dejó establecido que de ningún modo puede la presidencia de la Cámara o la Mesa, como órgano colegiado de gobierno, sustraerse a la responsabilidad de cumplir una orden judicial.

Una primera constatación de que el propio PNV ha entendido de ese modo el contenido de la sentencia del caso Atutxa la proporcionó su actuación de ayer mismo en la Mesa de las Juntas Generales de Álava: votó a favor de la disolución del grupo de ANV junto al PSE y el PP.

El socialista Rodolfo Ares recordó que Garzón no incluye en la suspensión de actividades al grupo parlamentario de EHAK, y también la histórica negativa del tripartito a realizar reformas parciales del Reglamento. Luego acusó al PNV de haber llevado a cabo una actuación "preventiva" tomando como referencia la actuación judicial en la anterior ilegalización de la izquierda abertzale.

El popular Leopoldo Barreda reiteró que, ante una disolución judicial, "el Parlamento no decide: toma nota y aplica".

Ibarretxe se ofrece a recibir a Zapatero

El acto del PSE en el que José Luis Rodríguez Zapatero participará el domingo en el BEC baracaldés sirvió ayer a la portavoz del Gobierno, Miren Azkarate, para reiterar el emplazamiento del lehendakari a la celebración de una cita entre ambos.

Zapatero acudirá a la celebración del Día de la Rosa, y Azkarate recalcó que el lehendakari estaría "encantado" de recibirle en Ajuria Enea. "Antes, después del acto o en cualquier momento, durante las horas que tenga previsto estar la comunidad autónoma", precisó, tras ironizar con el hecho de que "por lo visto, su agenda no le permite un encuentro con el lehendakari en Madrid". Sería una "excelente oportunidad" para demostrar su voluntad de diálogo, adujo la portavoz, obviando que el viaje no tienen un carácter institucional, sino estrictamente de partido, y añadiendo una nueva queja: "Llevamos más de seis meses sin señales de diálogo". Zapatero recibió en La Moncloa a Ibarretxe el 16 de octubre de 2007, dos semanas después de haber expuesto en el Parlamento su nuevo plan, incluyendo la previsión de celebrar una consulta el próximo 25 de octubre

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 06 de mayo de 2008.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50