Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

IU pide auditar las cuentas de Benalmádena de los últimos diez años

El grupo de IU en Benalmádena, que actualmente forma parte de una coalición de gobierno tripartita, quiere que la Cámara de Cuentas realice una auditoría de la gestión económica de los últimos 10 años y una fiscalización de los convenios urbanísticos firmados en ese periodo, después de conocer las numerosas irregularidades que ha puesto a la luz el informe de fiscalización del ejercicio 2005.

IU va a solicitar la celebración de un pleno extraordinario del Ayuntamiento monográfico para que la población conozca el informe, que desvela que en aquel ejercicio, el ex alcalde Enrique Bolín ordenó por decreto el pago de facturas a las que la Intervención había puesto reparos de legalidad que suman 21,8 millones de euros.

El informe pone de manifiesto un cúmulo de irregularidades en la adjudicación y contratación de obras y servicios, de forma directa, sin concursos y sin expedientes administrativos y el incumplimiento generalizado de las leyes de Contrato de las Administraciones Públicas y de las Haciendas Locales.

Según la teniente de alcalde de IU Elena Benítez, las sombras que existen sobre la gestión de Bolín "no están limitadas" al año 2005, ya que la gestión de éste se caracterizó "por el favoritismo y no por el interés público".

El actual alcalde, el socialista Javier Carnero, destaca que el informe de la Cámara de Cuentas viene a poner luz sobre muchos años de sospecha y deja clara la "absoluta falta de respeto a la legalidad" del ex alcalde.

Herencia ruinosa

Carnero lamenta que ha recibido en herencia un ayuntamiento en "absoluta ruina", con una deuda financiera y a corto plazo que supera los 120 millones de euros. El Ayuntamiento no ha presentado alegaciones al informe preliminar de la Cámara porque según el alcalde no tiene "nada que alegar".

El informe también destapa los artificios contables para cuadrar los presupuestos y ocultar el déficit real del consistorio. Benítez asegura que es necesario aclarar "por qué en una época en la que se vendió la mayor parte del patrimonio del suelo municipal y se cobraron decenas de convenios urbanísticos, alcanzándose los mayores ingresos de la historia, también se produjo el mayor aumento de la deuda".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de mayo de 2008