Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Querella contra una dirigente de Satse por comentarios machistas

Unas 500 enfermeras de los hospitales Pascual anunciaron ayer la presentación de una querella contra la secretaria en Cádiz del sindicato de enfermería Satse, Carmen de Porres, por atentar contra su honor e imagen tras afirmar que en estos hospitales "la falda sube cada vez más y el escote baja".

Según explicó a través de un comunicado la presidenta del comité de empresa del Hospital Comarcal Virgen de las Montañas de Villamartín (Cádiz), Beatriz Bejerano, ya se han recogido 500 firmas que estos días se están legalizando ante notario para presentar ante el juzgado la querella y que corresponden "a casi la totalidad de las diplomadas de enfermería de todos los hospitales".

Las acciones judiciales que las profesionales del colectivo de enfermería de los hospitales de la empresa Pascual han decidido emprender contra la secretaria de Cádiz de Satse, vienen a raíz de las declaraciones aparecidas en un medio de comunicación. "Carmen de Porres nos difamó en sus declaraciones, al afirmar que en nuestros hospitales la falda sube cada vez más y el escote baja, y que en ellos se van reduciendo cada vez más las dimensiones del vestuario de las enfermeras", afirman.

"Daño irreparable"

Según las firmantes de la querella, De Porres "mintió y falseó maliciosamente la realidad". "Nos acusó de vestir indecorosamente en el trabajo y de ser consentidoras de un aprovechamiento singular de nuestro sexo por la empresa, lo que atenta muy gravemente contra nuestra dignidad de mujeres trabajadoras y produce un daño irreparable a nuestra profesionalidad".

También precisaron que la responsable de Satse no ha desmentido sus declaraciones, como le han pedido "reiteradamente", por lo que interpondrán la querella contra ella por atentado contra el honor, la imagen "y haber provocado el sufrimiento" de sus familias y el menosprecio a su labor profesional. Las enfermeras de los hospitales Pascual advirtieron de que si pasado un tiempo "prudencial" no se producen otros desmentidos presentarán más querellas.

La polémica sobre el uniforme de las enfermeras salió a la luz a raíz de que las trabajadoras de la clínica San Rafael de Cádiz denunciaran la obligatoriedad de llevar falda y cofia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de mayo de 2008