Los sindicatos hacen piña frente al contrato de inmigrantes del Consell

UGT y CC OO defienden la igualdad a través de los derechos y la ley

Valencia / Alicante / Castellón - 01 may 2008 - 22:00 UTC

Los sindicatos mayoritarios, UGT y CC OO, arremetieron ayer durante la celebración del Primero de Mayo en Valencia contra el decreto para inmigrantes impulsado por el Consell a través del consejero de Inmigración y Ciudadanía, Rafael Blasco. Los secretarios generales de UGT, Rafael Recuenco, y CC OO, Joan Sifre, defendieron la integración del colectivo de trabajadores inmigrantes a través de los derechos y el cumplimiento de la ley, frente al contrato para inmigrantes del PP, que pretende que se comprometan baja firma a respetar las costumbres valencianas.

Ambos secretarios generales, que afrontan su último mandato, reclamaron igualdad para los inmigrantes, así como para las mujeres y todos los colectivos que sufren discriminación. Recuenco apeló a definir primero "cuáles son los usos y costumbres valencianas", e ironizó sobre si se trataba de "forrarse" como Eduardo Zaplana y "estar muy pendiente de Roma" como el Consell. Sifre, frente a un contrato que calificó "medida de cara a la galería", defendió la integración efectiva de los inmigrantes, que se está produciendo en muchos ámbitos como en "la manifestación centenaria del Primero de Mayo".

Los sindicatos alertan de posibles recortes salariales ante la crisis

La marcha, en la que según datos de la Policía Local participaron unas 14.000 personas, atrajo la presencia de los tres candidatos que se postulan a la secretaría general del PSPV (Josep Alarte, Francesc Romeu y Joaquim Puig), así como a varios miembros de Esquerra Unida, como Glòria Marcos.

En Alicante, donde unos 4.000 trabajadores (1.800 según la policía y 10.000 en cifras de la organización) salieron a la calle, los sindicatos mayoritarios también pusieron el énfasis en denunciar el contrato del Consell para los inmigrantes no comunitarios. En este sentido, Yaisesel Sanchez, cubana y representante de juventud e integración de UGT en L'Alacantí, calificó la iniciativa de "disparate", una nueva forma de "discriminación". "Lo que tienen que hacer es controlar que todos los inmigrantes tengan un contrato con todos sus derechos", exigió.

En la misma línea se pronunció el secretario general de CC OO-PV en L'Alacantí-Les Marines, José de la Casa, quien denunció que el "contrato no marca la integración", y preguntó si la iniciativa también se aplicará a los miles de europeos que viven en La Marina Alta.

El responsable de CC OO, que en noviembre abandona el cargo tras 17 años, defendió, durante su reivindicación de un salario digno para los trabajadores, que se daría por satisfecho si éste fuera "un 2% de lo que cobra Zaplana en Telefónica".

El discurso de CC OO y UGT estuvo plagado de críticas locales. Los dos sindicatos denunciaron el bloqueo de la Generalitat a la Ley de Dependencia, el cierre del repetidor de TV-3 en La Carrasqueta y la política de grandes eventos del Consell. Los representantes de los trabajadores reclamaron un cambio de modelo que apueste por infraestructuras y empresas de calidad y que el superávit del Estado repercuta en los trabajadores en estos momentos de crisis. En la marcha participaron varios concejales socialistas. En Alcoi, la convocatoria sindical reunió a 300 personas.

La negociación de los convenios colectivos, de la que están pendientes alrededor de 45.000 trabajadores en la provincia de Castellón, fue el principal tema de reivindicación de la manifestación del 1 de mayo. Unas 2.500 personas, según los sindicatos, se manifestaron bajo el lema genérico de Es el momento de la igualdad, el salario digno y la inversión productiva y reivindicaron a las patronales que "no aprovechen la coyuntura económica para recortar los derechos de los trabajadores en la negociación de los convenios colectivos", tal como señaló el secretario general de UGT en Castellón, Constantino Calero.

La secretaria general de CC OO Comarques del Nord, Encarna Barragán, incidió en la negociación del convenio del sector azulejero y no descartó movilizaciones "o incluso de una huelga". Calero y Barragán exigieron a la Administración medidas para paliar los efectos de la desaceleración económica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 01 de mayo de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50