Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'lehendakari' evita referirse a la situación creada en su partido

El lehendakari, Juan José Ibarretxe, ha decidido seguir guardando silencio ante los acontecimientos de la semana pasada -en particular, las declaraciones del diputado general de Vizcaya, que dio por acabado el tripartito-, pese a que conciernen directamente a sus planes y a la alianza tripartita con la que gobierna.

Ayer fue la festividad de San Prudencio, patrón de Álava, a cuyos actos siempre asiste Ibarretxe como alavés que es, y se esperaba la comparecencia ante los medios informativos que tiene por costumbre realizar tras la celebración de la misa en la basílica de Armentia. Pero no hubo tal. Para no verse emplazado a responder a cuestiones incómodas, el lehendakari optó por romper con una costumbre que tiene establecida desde que llegó a Ajuria Enea, en 1999. En esas comparecencias, además de felicitar las fiestas, ha realizado habitualmente un repaso a la situación política y abordado las cuestiones de coyuntura más candentes. Este año se ha limitado a lo primero: felicitar las fiestas y ensalzar al patrón.

Ausente de la ejecutiva

Es precisamente la coyuntura presente lo que ha inducido a sus asesores a aconsejarle guardar silencio. Una coyuntura que está justamente plagada de cuestiones que atañen de lleno a su partido y a los otros dos que componen su Gobierno. Ibarretxe no asistió tampoco a la reunión de ayer de la ejecutiva del PNV, en la que estaba previsto que se abordaran las cuestiones suscitadas en estos días. Tampoco estuvieron presentes los dirigentes alaveses, debido a la fiesta provincial.

El lehendakari no se ha manifestado todavía sobre las palabras del diputado general de Vizcaya, José Luis Bilbao, la semana pasada, dando por agotado el tripartito, denostando la consulta y abogando por un cambio de alianzas hacia un pacto con los socialistas. Tampoco ha hablado todavía de las mociones éticas, ni de las de censura que seguirán a éstas, en los ayuntamientos de ANV, especialmente en Mondragón, el otro asunto que concentra la atención política desde hace semanas.

El diputado general de Álava, el peneuvista Xabier Agirre, alineado con las tesis de Joseba Egibar, abogó en el discurso ofrecido en la recepción posterior por el derecho de "cada sociedad a decidir su futuro en paz y libertad" y afirmó que no aceptará que ETA se convierta en "la coartada" para evitarlo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de abril de 2008