Crítica:CLÁSICACrítica
i

Compositora fascinante

En la soberbia música de la compositora finlandesa Kaija Saariaho (Helsinki, 1952), el refinamiento y el virtuosismo orquestal nunca ahoga la belleza, el misterio y la poesía. No es otra cosa que pura poesía sonora su nueva obra para violonchelo y orquesta, Notes on light, encargo de la Orquesta Sinfónica de Boston que la estrenó el año pasado con el violonchelista Anssi Karttunen como solista. Hay que aplaudir su rápido estreno en Barcelona, con el extraordinario Karttunen y una muy inspirada dirección de Martínez Izquierdo.

No hay secretos en la música de Saariaho que Karttunen no conozca: tras años de intensa y fructífera relación artística, sabe traducir cada detalle de su virtuosa y dificilísima escritura solista con una paleta de recursos técnicos y expresivos sencillamente asombrosa. Dividido en cinco movimientos, Notes on light seduce por su energía interior en un discurso sonoro que alterna tensiones, luces y sombras con un sentido concertante que abre inquietantes perspectivas en la compleja relación entre el violonchelo solista y la masa orquestal. Karttunen estuvo colosal.

Orquestra Simfònica de Barcelona i Nacional de Catalunya (OBC).

Ernest Martínez-Izquierdo, director. Anssi Karttunen, violonchelo. Obras de Kaija Saariaho y Richard Strauss. Auditori. Barcelona, 25 de abril.

Para compensar la generosa ración de música contemporánea, la OBC nos llevó de excursión a las montañas descritas por Richard Strauss en su Sinfonía alpina, op. 64. Todo estuvo en su sitio, bien tocado, aunque habría calado más hondo con algo más de reposo en los tempi, mayor efusividad lírica en el fraseo y menor contundencia sonora. Fue un Strauss notable, pero no excepcional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 27 de abril de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50