Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:Cosa de dos

Bazofia

Peter Falk, el intérprete de Colombo, fue visto "desorientado y desaliñado" en una calle de Beverly Hills. Leo la noticia en varios medios digitales, incluido el de este diario. Quizá incluso aparezca hoy en el periódico. "Desorientado y desaliñado". Y, además, "agitando los brazos". Tremendo. Parece que después de protagonizar tan desasosegante acontecimiento, el actor se largó de allí. La noticia procede de otro medio digital, TMZ, reputado por su fiabilidad.

Hace unos meses, al actor y productor Ashton Kutcher se le ocurrió un programa llamado Pop fiction, en el que varios de sus amigos famosos se dedicaban a crear noticias falsas. Paris Hilton, por ejemplo, hizo creer que recibía asesoramiento espiritual de un monje budista. TMZ y otros medios similares (y diarios como el San Francisco Chronicle) entraron a todos los trapos.

Ignoro por completo el estado de ánimo de Peter Falk, un grande del cine. Considero que tiene todo el derecho del mundo a ir por la calle desorientado y desaliñado. Lo mismo que Terele Pávez puede charlar con quien quiera, salir donde quiera y vestir como quiera.

Hace unos días se suscitó un cierto debate en torno a una señorita Ortiz, cuñada del príncipe Felipe. Ortiz pidió a un juez que protegiera su vida privada, tan privada como cualquier otra. ¿Es debatible eso? Lo único a discutir, a estas alturas, es el desparpajo de la industria periodística. Las empresas que satisfacen su voyeurismo más abyecto, querido lector, son las mismas que difunden los materiales más selectos, o impulsan estrictos códigos de autocontrol.

Nos gusta consumir basura y la industria nos la sirve. Sería bueno, sin embargo, un poco más de información. Si las cadenas de hamburgueserías acabarán indicando las calorías y grasas de sus productos, ¿por qué no han de avisar los medios sobre la cantidad de bazofia contenida en ciertos artículos? Así podríamos ir directamente a ellos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de abril de 2008