El Parlamento debatirá si investiga el 'caso Guggenheim' en una comisión

El PP reclama depurar responsabilidades por la "ausencia de control"

El Parlamento debatirá sobre la creación de una comisión de investigación sobre la gestión del Museo Guggenheim. El PP presentó ayer una iniciativa con el fin de saber si hubo "ausencia de control administrativo" en las cuentas, tras el descubrimiento del desfalco de casi medio millón de euros cometido por el ex director de Administración y Finanzas, Roberto Cearsolo.

El PSE solicitará una auditoría integral del museo desde 1997

Si prospera, sería la segunda comisión creada en un breve periodo de tiempo -el viernes se aprobó otra sobre la desparición de fondos de la Fundación Balenciaga- en un Parlamento que ha sido históricamente remiso a constituir estos órganos de investigación. En casi 30 años sólo ha habido tres, referidos a la central nuclear de Lemóniz, el fraude en las oposiciones de Osakidetza y la implantación de sectas, que fue la última comisión creada en 1997.

El parlamentario popular Carmelo Barrio, quien presentó ayer la propuesta, señaló que el objetivo analizar las decisiones de los órganos directivos de la fundación y de sus sociedades, así como las adoptadas por el Gobierno vasco y la Diputación de Vizcaya, que gestionan el 50% de la Sociedad Tenedora, del museo. Además, los populares quieren que se esclarezcan "las responsabilidades políticas" radicadas en ambas instituciones, cuya gestión en la Sociedad Tenedora ha sido tachada de oscurantista por la oposición.

Esta entidad se encarga de la compra de las obras del Guggenheim, pero sus cuentas no se integran en los presupuestos del Gobierno y la Diputación, por lo que no están sujetas a los controles públicos. Un informe del Tribunal Vasco de Cuentas de 2001 ya advertía de esta anomalía.

"El PNV se ha preocupado de colocar en los puestos directos del museo a destacados militantes, pero se ha olvidado de la transparencia en el control y en la gestión de los fondos públicos, y ha hecho un flaco favor a la imagen del museo", apuntó Barrio.

El PP pide, en su propuesta, la comparecencia del presidente del Tribunal Vasco de Cuentas Públicas, Jesús Álvarez, y la consejera de Cultura, Miren Azkarate. En el caso de Azkarate, ella misma ha decidido comparecer el miércoles en el Parlamento junto al director del Guggenheim, Juan Ignacio Vidarte. El presidente del Tribunal de Cuentas también ha solicitado acudir para explicar las actuaciones del TVCP.

La petición de aclaraciones sobre el museo vino también del PSE. Su portavoz en el Parlamento, José Antonio Pastor, anunció que pedirán una auditoría integral desde 1997. Calificó al Guggenheim como una "una especie de maraña" formada por el centro de arte, la sociedad inmobiliaria y la tenedora, estas dos últimas "especialmente opacas". Pastor mostró su deseo de que el fraude se quede en una "actuación exclusivamente personal" y no sea "la punta de iceberg de algo más". Resaltó que tanto en el caso Balenciaga como en éste coincide que un solo partido ha concentrado la gestión y "se ha resistido con uñas y dientes a cualquier tipo de control o de información".

El parlamentario del PNV José Antonio Rubalkaba aseguró en Radio Euskadi que en la comunidad autónoma "no existe" corrupción política, sino sólo situaciones "muy puntuales de personas que no se han comportado correctamente". Rafael Larreina, de EA, instó a aclarar lo qué ha fallado "para que no vuelva a ocurrir".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 19 de abril de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50