Los arquitectos se oponen a los límites de las normas de Vivenda

Los profesionales observan aspectos que pueden ser contrarios a las leyes

"No se debe ser más restrictivo que las limitaciones impuestas por el legislador en el ámbito estatal". Con estas palabras resume el Colegio de Arquitectos de Galicia su parecer respecto el polémico decreto de Hábitat Gallego, de la Consellería de Vivenda. La frase figura en el preámbulo del extenso informe del colegio, elaborado con las aportaciones recibidas de los arquitectos de visado y control de edificación y de la junta de gobierno del organismo colegial.

La exigencia de luz natural es "una buena idea de difícil resolución"
"No se entiende" la limitación "a dos plantas" de la vivienda unifamiliar

El informe presenta forma de "sugerencias" al decreto que elevará los mínimos de calidad de la edificación de Galicia, que entrará en vigor el próximo jueves, y parte de la valoración "muy positiva" de la iniciativa de regular las condiciones de habitabilidad en Galicia. Dicho esto, y tras subrayar la inoportunidad de ampliar las restricciones, el documento denuncia aspectos de "dudosa interpretación" o que "incluso pueden colisionar con la legislación vigente".

Las alegaciones, elaboradas a partir del borrador del decreto, van desde pequeños matices a la petición de que se eliminen capítulos enteros, como el que hace referencia al entorno de los edificios. "Todo este capítulo entendemos que se debería eliminar, pues nada tiene que ver con las condiciones higiénico-sanitarias de los edificios y de la vivienda y pueden entrar en colisión con otras regulaciones y competencias autonómicas", opinan los arquitectos.

Este organismo también alerta de la "exclusión a los colegios profesionales" en la supervisión de las condiciones de habitabilidad del nuevo decreto. Las alegaciones consideran "ambiguas" muchas de las regulaciones incluidas en la ley, entre ellas la que afecta a las condiciones de diseño, calidad y sustentabilidad de la vivienda exterior. El Colegio de Arquitectos opina que la definición "espacio libre exterior de calidad" es "de difícil comprensión" y la distancia de 18 metros exigida "puede generar un conflicto en la trama urbana existente", además de contradecir la de 16 metros que figura en la Ley del Suelo de Galicia.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Las exigencias de luz natural y relación con el exterior constituyen "una buena idea, pero de difícil resolución", y se pide que "se coordinen" con las consellerías de Política Territorial y Medio Ambiente. La altura máxima de la parte inferior de las ventanas, de 45 centímetros, "puede limitar el diseño del propio edificio", y se considera "exagerado exigir un alzado interior de la vivienda".

La regulación de alturas mínimas "sin duda implicará la modificación de las ordenanzas de los planeamientos urbanísticos municipales" y supondrá "saltos de altura en manzanas ya consolidadas", agregan los arquitectos. "También se debería considerar la eliminación del ancho mínimo entre parámetros enfrentados de 2,5 metros, para evitar posibles quiebros extraños", detalla el informe. Los arquitectos piden que se rebaje de 5 a 4 metros cuadrados la superficie mínima útil de los cuartos de baño.

De la integración de los edificios, la alegación considera que ya está regulada en la Ley del Suelo, por lo que proponen su eliminación. La armonización con los valores del entorno para la integración en el paisaje, mientras, es "una declaración de intenciones" sin regular. El colegio oficial solicita igualmente que se eliminen las referencias a las condiciones de los edificios en relación con el espacio exterior de calidad.

También se consideran "excesivas" las dimensiones mínimas de las escaleras, de los trasteros y de las aceras, estas últimas, "teniendo en cuenta el coste de las infraestructuras de urbanización". Del soleamiento de las estancias, los arquitectos sostienen que "condicionan excesivamente" las edificaciones, hasta el punto de "imposibilitar la apertura de la vivienda hacia las vistas".

Otro de los asuntos que rechazan los arquitectos es el de la altura máxima de la fachada de las viviendas unifamiliares, de siete metros, que "puede contradecir" ordenanzas municipales y la Ley del Suelo. "Tampoco se entiende por qué se quiere limitar a dos plantas" este tipo de viviendas. Todo ello "limita la libertad proyectual". Algo similar ocurre con las plantas de los edificios.

El colegio rechaza las limitaciones de los patios interiores. "Existen actuaciones de la arquitectura actual de gran calidad habitacional, dispuestas hacia patios interiores que rebasan las condiciones del espacio exterior existente en la trama urbana de las ciudades", argumentan los arquitectos.

La conselleira de Vivenda, Teresa Táboas, y Emilio Pérez Touriño, en el Consello de hace diez días.
La conselleira de Vivenda, Teresa Táboas, y Emilio Pérez Touriño, en el Consello de hace diez días.A. IGLESIAS

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS