Medio Ambiente paraliza el polígono de O Pino y sanciona a Fadesa

La Xunta advierte al alcalde que no puede dar licencia sin informe autonómico

La Xunta ha decretado la paralización de las obras en el polígono industrial de O Pino, junto al aeropuerto de Lavacolla, y ha abierto expediente sancionador contra la promotora Fadesa y la subcontrata Arias Hermanos Construcciones, SA, por realizar obras de relleno y canalización de aguas que afectan a los cauces de varios arroyos, sin la preceptiva licencia de la Consellería de Medio Ambiente.

Fuentes de la Xunta aseguran que la multa a la empresa es "inevitable"

El escrito de Augas de Galicia que ha sido remitido a las dos empresas y también al alcalde, Manuel Taboada Vigo, del PP, parte de una denuncia formulada por el Seprona el 31 de enero de 2008. El escrito alude a "unas obras de desmonte en una amplia zona del polígono industrial que, a causa de las lluvias torrenciales, motivó un arrastre de lodos y áridos hacia un arroyo con variación de curso, fincas colindantes y carreteras locales en el lugar de Souto, en Castrofeito".

La inspección de Augas de Galicia confirmó los hechos y constató que la empresa que construye el polígono entubó diversos manantiales sin haber obtenido la autorización de la Consellería. "Para evitar posibles daños al servicio público", la Xunta ordena "la inmediata paralización de las obras de movimiento de tierras" y advierte que el incumplimiento de las medidas cautelares "será una circunstancia determinante" para tipificar la cuatía de la multa.

El expediente sancionador fue abierto por la Consellería de Medio Ambiente a principios de marzo y, ya entonces, Augas de Galicia advirtió al regidor popular de O Pino para que "dado que los hechos se efectuaron sin licencia administrativa, se abstenga de conceder licencia de obras hasta que recaiga la correspondiente autorización" de los organismo autonómico.

Fuentes de la Xunta confirmaron ayer a este periódico que una vez abierto el expediente sancionador, Fadesa sí pidió permiso para acometer los trabajos. La solicitud la estudia Augas de Galicia para determinar si las obras son legalizables o si se ordena la reposición a su estado original. Las mismas fuentes aseguran que la sanción a las constructoras por realizar obras sin licencia es "inevitable".

La orden de paralización de los trabajos en el polígono de O Pino por parte de Medio Ambiente es la segunda decisión de este tipo que adopta la Xunta en relación con este proyecto. Meses antes, la Consellería de Cultura decretó la suspensión parcial de los trabajos en un tramo del suelo para determinar si la infraestructura invadía una ruta del Camino de Santiago. El desarrollo del suelo industrial en este municipio coruñés fue polémico desde el principio y ha desembocado en una docena de procesos judiciales. Los vecinos denuncian que el alcalde les recomendó vender sus tierras a seis euros el metro cuadrado y muchos de ellos lo hicieron, antes de que el Jurado de Expropiación fijase el justiprecio en 18 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0007, 07 de abril de 2008.