Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El voto por correo otorga un primer punto a Puigcercós antes del congreso

Críticos y carodistas querían sufragio presencial para decidir el presidente de ERC

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) vive un proceso precongresual intenso y continuo. El actual presidente, Josep Lluís Carod Rovira, y el secretario general, Joan Puigcercós, se disputan la hegemonía republicana palmo a palmo. En el consejo nacional de ERC de ayer, Puigcercós consiguió una victoria táctica contra los otros tres sectores al lograr que en las primarias del 7 de junio se pueda votar por correo, con garantías. El sufragio por correo ya da un primer punto a Puigcercós, y antes del congreso. Si Carod se hubiera alineado con el secretario general, nadie habría avanzado ayer.

La transparencia del voto por correo lo garantizará un notario

"Iban todos contra el fuego y se han acabado quemando", indicaba ayer un destacadísimo dirigente pro Puigcercós. Y es que con el voto por correo los carodistas se sumaron a los críticos de Esquerra Independentista y Reagrupament, y perdieron.

Los votos sobre esta polémica cuestión fueron el 58,4% a favor -la tesis de Puigcercós-, el 39,4% en contra y el 2% de abstenciones. Los carodistas comprobaron su fuerza en el aparato.

Después, en la votación de todo el reglamento, los números cantaron y dieron a entender que los carodistas volvían al redil de la inmensa mayoría. Finalizado el debate sobre la docena de enmiendas que se mantenían vivas, de las 175 iniciales, los casi 200 consejeros nacionales ratificaron el reglamento con el 71% a favor, el 25% en contra y el 3,6% en blanco.

Sobre el devenir del congreso, la portavoz del partido, Marina Llansana, expuso que existieron aproximaciones entre sectores e intereses. ¿Pactos? Uno de los candidatos a presidente admite: "Todos quieren que se les cuente el apoyo que tienen en el partido, y para eso hay que votar".

Llansana apuntó "el esfuerzo importante hecho por la dirección para consensuar enmiendas", entre las que figura una que permite a la sindicatura electoral organizar debates entre todos los candidatos.

Reagrupament criticó que el proceso congresual empieza "viciado" y con la "desconfianza" del 40% del consejo nacional, que rechazó el voto por correo, y no descarta recurrir ante la justicia ordinaria el reglamento.

Adecuar el soberanismo para ganar

En una entrevista en el diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung, el presidente de Esquerra Republicana, Josep Lluís Carod Rovira, reclamaba un Estado catalán y ponía como referente soberanista a Escocia. Pocas novedades en el discurso de un dirigente de ERC. Carod, consejero de Vicepresidencia de la Generalitat, es consciente de su papel gubernamental y ha hecho de su capa un sayo. Si es un independentista que gobierna con federalistas, tenía que adecuar el discurso para dentro y fuera. Para militantes y votantes.

Así, y no sólo en la entrevista del prestigioso rotativo teutón, Carod ha replanteado intelectualmente el horizonte independentista catalán. Basado en la gestión; como hacen los escoceses del SNP, gobernando y dando soluciones cotidianas basadas en autogobierno. La idea a vender es que es mejor ser gobernado por escoceses que por la Administración británica. Ahí va Carod.

Además, el presidente actual de ERC tiene que rebajar su diferencia de pragmatismo con Joan Puigcercós, el serio del partido: menos profecías y más política de calle. Soberanismo de bolsillo para justificarse y para ganar en ERC.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de abril de 2008

Más información