Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La bandera española ondea a diario en Bilbao por vez primera en 30 años

Azkuna cumple la sentencia judicial cuatro días antes de expirar el plazo

Después de 30 años, toda la época democrática, la bandera española ondea ya a diario en la fachada del Ayuntamiento de Bilbao. Con su colocación, el gobierno local, presidido por el peneuvista Iñaki Azkuna, cumplió ayer la sentencia dictada por del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco el pasado 30 de noviembre. El plazo expiraba el lunes.

Con esta decisión se cierra una práctica que se había consolidado: tanto la bandera nacional como la ikurriña, la de Vizcaya y la de la Unión Europea solo ondeaban una vez al año, en las fiestas patronales de agosto, y además apenas 30 minutos y siempre a primera hora de la mañana.

La enseña se coloca en la parte superior, en vez de la balconada

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco cortó de raíz este proceder al argumentar que la bandera debe ser expuesta todos los días "como símbolo de la nación, signo de soberanía, independencia, unidad e integridad de la patria". El fallo desestimaba la argumentación del Ayuntamiento bilbaíno de que con la izada el Día Grande de las fiestas se cumplía la norma que regula el uso de las banderas en España, aprobada en 1981.

La colocación sólo ese día al año no impidió, sin embargo, la llamada guerra de las banderas, que a partir de 1983 empezó a provocar enfrentamientos en Euskadi que se prolongaron una decena de años. Ante ello, en 1988 el Ayuntamiento trató de reconducir el conflicto con un acuerdo municipal que determinó que la enseña española sólo fuera izada ese único día de las fiestas de Bilbao, pero los enfrentamientos entre radicales abertzales y las Fuerzas de Seguridad no se detuvieron.

"Las colocaré por obligación y no por devoción", afirmó en diciembre pasado Iñaki Azkuna, tras hacerse firme el fallo del Tribunal Superior. Ayer no hubo comentarios desde el gobierno local de PNV y EB. En aquellas declaraciones, el primer edil mostró su opinión contraria a la sentencia, porque la izada de la bandera española "sólo ha traído problemas". Apeló al sentir de la mayoría, "que seguro que tiene más preocupaciones que si se pone o no la bandera". Según su opinión, cada uno puede defender su enseña "pero no tienes que odiar a las demás. Pero hay gente que odia de un signo y de otro".

La bandera española está colocada en la parte superior de la fachada y no en la balconada, el lugar habitual, pero al que se puede escalar facilmente. La explicación del gobierno municipal es que la balconada está dañada y era aconsejable una ubicación alternativa. La enseña de Bilbao, en cambio, se ha ubicado en un lateral del edificio consistorial.

La oposición se mostró satisfecha con la ejecución de la sentencia, aunque el portavoz del PP, Antonio Basagoiti, calificó la ubicación elegida de "vergonzante" y censuró a Azkuna que esté casi "detrás de una columna para que no se vea", informa Efe.

El socialista Txema Oleaga consideró "digno" el lugar elegido y reprochó a los populares esas críticas, con las que pretende el enfrentamiento, según dijo. Julia Madrazo, portavoz de Ezker Batua (el socio de gobierno del PNV en la corporación), opinó que en la capital vizcaína no hay una demanda social para colocar la bandera, y valoró que ha habido una decisión "desde arriba" y en una clave puramente judicial. La izquierda abertzale instó al PNV a que revoque la decisión de Azkuna y le obligue a retirar la bandera española.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de abril de 2008