Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gallardón quita privilegios a la Iglesia y cederá terrenos por concurso a todas las confesiones

A la Iglesia Católica se le han acabado los privilegios en materia urbanística en la ciudad de Madrid. O al menos eso es lo que se desprende del anuncio que hizo ayer la concejal de Urbanismo, Pilar Martínez. Tras recordar que España es un estado laico, la concejal comunicó al Pleno que a partir de ahora, todos los terrenos que el Ayuntamiento ceda o permute con una institución religiosa deberán someterse a un concurso abierto en el que puedan participar todas las confesiones. La concejal dio a entender que se valoraría la viabilidad del proyecto y sus características en función del contexto en el que va a ubicarse.

Todas las entidades religiosas tendrán igual posibilidad de acceso a las parcelas

Martínez respondía así a la pregunta del portavoz de IU, Ángel Pérez, sobre el convenio que el Ayuntamiento firmó con el Arzobispado en 1997 y por el cual cedía a la Iglesia 41 parcelas de suelo público (unos 80.000 metros cuadrados) a cambio de otras que sumaban 240.000 metros cuadrados en suelo rústico. Pérez pidió a que se reviertan esas cesiones tan poco ventajosas para el Ayuntamiento, que ha perdido con ellas unos 120 millones de euros en terrenos.

Martínez dio a entender que el convenio firmado por Álvarez del Manzano no era bueno para Madrid y aceptó que "comparte" el fondo de la iniciativa de Pérez. Pero el convenio, la asesoría jurídica del Ayuntamiento ya lo ha revisado, no es reversible. Por eso, anunció el nuevo modus operandi del Ayuntamiento. Pérez no quedó satisfecho y reclamó que las cesiones no se limiten a confesiones religiosas, sino que incluyan a colectivos sociales o equipamientos públicos necesarios en barrios.

Los representantes de otras confesiones recibieron ayer la noticia con cierto escepticismo. "Ese proyecto viene desde hace mucho. Nosotros tenemos solicitado terreno desde hace muchos años, y el Ayuntamiento de Madrid nos lo ha negado para hacer la casa del protestantismo de España", explica Mariano Blázquez, secretario ejecutivo de Ferede (Federación de entidades religiosas evangélicas de España).

"Hace unos años lo pedimos, nos recibió el gerente de Urbanismo (entonces era Luis Armada) e hicieron una relación de suelos en aquel momento factibles. Nos dijeron que escogiéramos y señalamos tres. El proceso se dilató, insistimos... Hubo el cambio de gobierno y todo el tema quedó en nada", continúa Blázquez.

Para la comunidad islámica, la iniciativa "es buena". "El único problema es que la Iglesia católica puede afrontar el gasto de los terrenos, nosotros no. Está bien que nos tengan en cuenta, pero tenemos muchas menos posibilidades de financiar la obra", explica Isabel Romero, portavoz de la Junta Islámica. "Siempre hemos defendido que preferiríamos acordar con las entidades públicas la obtención de espacios sin hacer grandes inversiones, con un uso abierto para el colectivo del contexto en el que se integre el equipamiento".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de abril de 2008