Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Vuelve la inversión extranjera

Latinoamérica recupera su atractivo para el capital internacional, que roza máximos históricos

Latinoamérica ha recuperado atractivo para el inversor extranjero. El alza de los precios de las materias primas, la continuidad del crecimiento económico y la expansión del consumo interno han llevado a que la inversión extranjera directa (IED) en la región acaricie el máximo histórico de 1999. La entrada de IED en Brasil se incrementó el 84,3%; en México, el 22,7%, y en Chile, el 94%, según las últimas cifras oficiales de esos países que aparecerán en un informe que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) difundirá en mayo. Se trata de unos niveles difíciles de igualar en un 2008 con crisis financiera internacional.

Brasil batió su récord de inversión extranjera el año pasado, al captar 34.616 millones de dólares. La industria y la infraestructura concentraron la mayoría de los capitales. Un informe de la Sociedad Brasileña de Estudios de Empresas Transnacionales y de la Globalización Económica vincula la confianza del inversor foráneo en el país gobernado por Luiz Inácio Lula da Silva con "las condiciones de crecimiento sostenible de la economía brasileña", pese a la desaceleración mundial que ya comenzaba a percibirse en 2007. Italia es el principal inversor foráneo en Brasil, seguido por España.

El ministro mexicano de Economía pide al Parlamento que elimine restricciones a la inversión en energía y telefonía fija

La entrada de capital extranjero aumentó el año pasado un 94% en Chile, un 84,3% en Brasil y un 22,7% en México

México, superior a Brasil en términos de PIB, recibió inversiones del extranjero por 23.230 millones de dólares. España fue el tercer inversor, detrás de Estados Unidos y Holanda. La mitad de los capitales se dirigieron a la industria, sobre todo a las de automoción y electrodomésticos, que abastecen al mercado estadounidense. Un cuarto de la inversión se destinó a los servicios financieros. El secretario (ministro) de Economía, Eduardo Sojo Garza-Aldape, reivindica el papel del Tratado de Libre Comercio (TLC) de América del Norte en la captación de inversiones hacia México y ha solicitado al poder legislativo de su país que elimine restricciones para que el capital extranjero invierta en telefonía fija y energía.

Unos 15.407 millones de dólares de inversión directa llegaron desde el exterior a Chile. Fue una marca histórica para la sexta economía latinoamericana, que, pese a ocupar ese puesto en el escalafón, es el tercer destino de los capitales foráneos. Minería, grandes almacenes y banca fueron los tres sectores que más inversiones atrajeron. Canadá, Estados Unidos, Colombia y España encabezaron la clasificación por origen de los fondos.

Colombia recibió 8.725 millones de dólares, un 35% más que en 2006, según cifras preliminares de CEPAL que anticipó el periódico argentino La Nación y a las que accedió EL PAÍS. La mayoría de los fondos se orientó al sector petrolero, pero también llegaron capitales para el comercio, la hostelería, la siderurgia y la automoción.

Argentina ha quedado como quinto destino de las inversiones extranjeras en Latinoamérica, pese a que la tercera economía latinoamericana viene expandiéndose a fuerte ritmo en los últimos cinco años. En 2007 captó 5.720 millones de dólares, un 13,6% más que en 2006. Se destacaron las inversiones en los sectores cárnico, textil, financiero, minero, de automoción e inmobiliario.

Los analistas coinciden en señalar que Brasil y México lideran las inversiones extranjeras en Latinoamérica gracias al tamaño de su mercado, mientras que Chile logra el tercer puesto por su estabilidad económica. Argentina se encuentra más rezagada porque aún arrastra la herencia de la última crisis. "Para montar plantas o una actividad empresaria a largo plazo se mira el tamaño de mercado, que es lo que tienen Brasil y México, la estabilidad económica y la seguridad jurídica, que es lo que tiene Chile", observa Alejandro González Escudero, de la Fundación Economía y Sociedad.

Con esa visión coincide Mario Damill, del Centro de Estudios de Sociedad y Estado, que opina que Argentina aún debe solucionar decenas de demandas de empresas extranjeras ante el tribunal del Banco Mundial por los efectos de la crisis y todavía no ha vuelto a pagar su deuda con el Club de París, que agrupa a 19 países acreedores (entre ellos, España). Enrique Dentice, de la Universidad de San Martín (Argentina), suma otras explicaciones al podio latinoamericano: considera que Brasil y Chile están aprovechando el buen momento de las materias primas agrícolas y metalíferas, mientras que México sigue sacando ventaja del TLC.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de marzo de 2008