Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:PHILIP PETTIT | Catedrático de Política en Princeton (EE UU)

"El gran reto de Zapatero será su relación con la Iglesia"

El gurú del presidente no titubea. "Mr. Zapatero sigue con sobresaliente", sentencia el politólogo Philip Pettit en una entrevista con EL PAÍS.

El catedrático de Princeton (EE UU) se muestra orgulloso de que el presidente del Gobierno se haya inspirado en los principios de su teoría política: el republicanismo cívico. Explica, poco antes de impartir una conferencia en el Ateneo de Sevilla, que su principio fundamental es el respeto a todas las comunidades, identidades, colectivos e ideas porque todas contribuyen a evitar la dominación de unos sobre otros. Igualdad para todos.

Pettit presagia tiempos difíciles para el Gobierno. Tras disculparse por no haber aprendido español, advierte de que Zapatero tendrá que enfrentarse a dos grandes retos: el Estatuto de Cataluña y la composición del Tribunal Constitucional. "El Estatuto debe aplicarse lo antes posible y los españoles deben acostumbrarse a una nueva distribución territorial", comenta.

"La oposición se empeñó en criticar lo propuesto por Zapatero e intentar imponer lo suyo", continúa un poco más alterado. "Incluso se han inmiscuido en algo tan fundamental como la composición de la Justicia", acaba enfadándose Pettit. "El Constitucional se ha politizado, y esto es muy peligroso", avisa.

La mayor dificultad la encontrará Zapatero en la economía. De esto no tiene ninguna duda. "Pero no es algo que afecte sólo a este país. En EE UU estamos mucho peor, casi en recesión", se preocupa. "La gente siempre va a esperar que el Gobierno le ayude pero la crisis económica no tiene solución a corto plazo".

Zapatero podrá "solucionar" problemas como el aumento del desempleo, pero necesita medidas a largo plazo (como la inversión en alta tecnología) para recuperarse del bajón general. Calcula 10 años para conseguirlo.

Según Pettit, el Estado no debe intervenir y debe proponer valores positivos. "Lo contrario de lo que hace Iglesia católica", compara el politólogo. Destaca su papel nefasto e intolerante en España: "No abortes", "no te divorcies", "ni siquiera uses preservativo". Enumera sus prohibiciones -pecados- y los enfrenta a los "valores positivos" de Zapatero, que "deja un amplio espacio de libertad al ciudadano". Y bromea al respecto: "El gran reto es realmente cómo se va a relacionar con el clero...".

Valora Pettit las políticas sociales y cómo ha beneficiado Zapatero a los más desfavorecidos: "Ha ayudado a las mujeres, a los inmigrantes y a los homosexuales".

Termina diciendo que el presidente no es sólo un político sino un hombre de Estado (stateman). "Los políticos piensan en la próxima elección; los hombres de Estado en la próxima generación", concluye.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de marzo de 2008