Menchu Gal recibe el último adiós en la Irún que retrató

Vecinos, autoridades y personalidades culturales despiden a la primera mujer que ganó el Nacional de Pintura

Vecinos, autoridades y personalidades de la cultura comenzaron ayer a dar su último adiós a la artista Menchu Gal, la primera mujer que ganó el Premio Nacional de Pintura, fallecida el miércoles en Irún, donde nació hace 90 años. Gal ha sido reconocida como una de las principales artistas plásticas de la posguerra española, lo que le valió convertirse en 1959 en la primera autora que obtenía dicho galardón, por Un paisaje de Arrayoz.

La artista nació en Irún el 7 de enero de 1918 y desde su infancia mostró un gran interés por la pintura, que aprendió de maestros como Gaspar Montes Iturrioz, hasta que a los 15 años logró una beca para continuar su formación artística en la academia parisina de Amedée Ozenfant.

El funeral se celebrará esta tarde en su localidad natal

Antes de la Guerra Civil se trasladó a Madrid, donde pudo dar rienda suelta a su afición por el color y pudo aprender de artistas como Aurelio Arteta y Daniel Vázquez Díaz. Tras su retorno, una vez finalizado el conflicto, continuó con su producción hasta convertirse en una de las artistas más prolíficas del pasado siglo.

Los paisajes fueron su seña de identidad, si bien en su producción no faltaron los retratos y bodegones. En su última etapa se sucedieron los reconocimientos, como la Medalla de Oro de Guipúzcoa en 2005 o la Medalla de Oro de la Ciudad de Irún al año siguiente, otorgada por sus méritos y trayectoria artística, además de por hacer posible que el nombre de su ciudad se paseara con ella por algunos de los escenarios culturales más relevantes de la Europa del siglo pasado. Fruto de su vinculación con Irún, el Ayuntamiento suscribió con ella un acuerdo para abrir en la ciudad un museo con cerca de 40 obras que permitirá exponer de forma permanente una parte de su trabajo.

El cuerpo de Menchu Gal permaneció durante el día de ayer en el tanatorio del Bidasoa, para recibir hoy sepultura en el cementerio de Blaia, en un acto que se realizará en la intimidad por expreso deseo de la familia.

Por la tarde, en la parroquia de Nuestra Señora del Juncal se oficiará el funeral en el que los ciudadanos podrán recordarla.

El Ayuntamiento hizo público en un comunicado su pésame, al tiempo que expresaba el agradecimiento de la ciudad "para una de sus hijas más ilustres". También la presidenta de las Juntas Generales, la socialista Rafaela Romero, mostró en una nota sus condolencias por el fallecimiento de la artista y expresó el agradecimiento que le guarda Guipúzcoa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 13 de marzo de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50