Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

La mirada del dolor

Hablaba Manuel Vicent el domingo de la larga dedicación al proceso de creación de un asesino fanático. De ETA, en este caso.

Efectivamente, eso debe ser lo costoso, y no la herramienta, una pistola y cinco balas. Ocurre así en las guerras: para lograr que un ser humano supere el vómito ante la natural repugnancia a matar, primero se le deshumaniza. Se le convierte también en herramienta para que pueda, a su vez, considerar a un semejante sólo como un objetivo, como una cosa. Como una ekintza.

Si en un futuro el poseído que ha asesinado a Isaías Carrasco quiere volver al mundo de los seres humanos, que se grabe la imagen de la mirada de su viuda, esa mirada concentrada en la ausencia del ser querido. La mirada de quien desea recordarse acompañando a su marido paseando por la calle antes que ver la realidad y ser consciente de su repentino e incomprensible vacío actual. La mirada del dolor sin respuesta del otro lado del miedo. Un abrazo, Marian.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de marzo de 2008