Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento investigará el caso de la supuesta agente electoral del PSOE

Touriño asume como suya la decisión para despejar dudas sobre el voto emigrante

Después de años de denuncias sobre prácticas irregulares en el voto emigrante, el Parlamento gallego acordó ayer por unanimidad abrir la primera comisión de investigación. Los grupos que apoyan al bipartito decidieron aceptar la moción del PP que pide indagar sobre el pago de un viaje a Argentina con fondos públicos de una supuesta agente electoral que habría trabajado para el PSOE en vísperas de las municipales de mayo. La solicitud de los populares se basa en el testimonio de la mujer que aportó al PP billetes de avión y testimonios en forma de correos electrónicos de los emigrantes argentinos que dicen haber recibido su visita en calidad de agente electoral socialista.

El PP se opone a la investigación de otros escándalos como piden PSOE y Bloque

El diputado popular Antonio Rodríguez Miranda blandió los billetes y lanzó una batería de denuncias contra el PSOE al que acusó de "atentar" con su actitud "contra el Estado de Derecho". Rodríguez Miranda dio por probado que la Secretaría Xeral de Emigración de la Xunta -con la mediación de la diputada socialista Marisol Soneria- financió el traslado a Buenos Aires de la agente electoral María Isabel Blanco, que ésta hizo campaña allí por el PSOE, y que su sueldo se pagaba en virtud de un contrato de la Consellería de Traballo.

Estas cuatro "pruebas" le sirvieron al PP para pedir responsabilidades a Ricardo Varela, conselleiro de Traballo y secretario de Organización del PSdeG. "Que diga si es el autor de la trama o el cooperador necesario y que aclare si el presidente de las Xuntas conocía estas prácticas", insistió.

En su turno de réplica, el portavoz del PSdeG, Ismael Rego negó la mayor. Rechazó rotundamente que María Isabel Blanco ejerciese como agente electoral para el PSOE, explicó que el viaje obedeció a razones humanitarias y apeló a la "situación de emergencia" de esta persona para justificar que la Xunta le facilitase un pasaje a Argentina, "que no costó ni un euro a las arcas públicas".

Según el parlamentario socialista los billetes se pagaron con cargo a un convenio que el Gobierno gallego firmó en la legislatura anterior con Iberia para ayudar a personas sin recursos. Rego acusó a los populares de tejer una "patraña"y les advirtió que la comisión de investigación determinará si la Xunta anterior utilizaba esos fondos para "pagar viajes a políticos del PP con representación institucional".

Al "furor investigador" de los populares, aludió también el portavoz del BNG en el Parlamento, Carlos Aymerich, quien pidió que la comisión analizase también las prácticas del Gobierno de Fraga. El nacionalista abogó por destapar "todos los escándalos" y defendió la reforma de la ley electoral como la única forma de acabar con las irregularidades en el sufragio exterior.

En el momento de la votación, el viceportavoz del Partido Popular, Roberto Castro, pidió a la presidenta de la Cámara que repitiese el texto de la moción para cerciorarse de que lo que estaban reclamando era investigar únicamente este caso concreto y evitar así una revisión sobre otras prácticas del voto emigrante.

Posteriormente, el presidente de la Xunta y secretario general del PSdeG, Emilio Pérez Touriño, de quien partió la orden a su grupo de aceptar la comisión de investigación, se comprometió a asumir desde el Gobierno "las conclusiones que proponga el Parlamento".

Touriño, que recriminó al PP su "intento torticero" de arrojar dudas sobre la emigración y la participación política de los residentes ausentes", expresó su confianza en que "el debate sirva para despejar las alarmas" sobre el sufragio exterior

.

A diferencia de lo ocurrido ayer en el Parlamento, la polémica por la presunta entrega de un cheque por valor de 30.000 euros, con cargo a la Diputación de Pontevedra, al presidente del Centro Gallego de México -de manos de una colaboradora del líder del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo- la zanjó el presidente de la Diputación, Rafael Louzán, con la celebración de un pleno extraordinario el pasado 12 de febrero que dejó sin respuesta las incógnitas planteadas por el PSOE, informa Lara Varela. Entonces, el vicepresidente de la institución, José Juan Durán, afirmó que no se trataba de un cheque, sino de "un sobre con la copia de la resolución" que recogía la subvención al centro gallego lo que, según sus palabras, "se dejó en la sede del PP para los que iban a trasladarse a México". Durán no desveló quién dio la orden ni quién había entregado el documento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de marzo de 2008