Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Te entiendo, María San Gil

No te das una idea de cómo te entiendo, María San Gil; te conmueves con la muerte de una persona y no te sientes correspondida por los suyos. Creo que te sientes como yo cuando escucho a Alcaraz decir que los socialistas somos cómplices de los terroristas, a Aznar decir que hoy aún se sigue negociando con ETA, a Rajoy que agredimos a las víctimas, a los obispos que no hay que votar a un partido que negocia con terroristas, o cuando oigo al pequeño integrista de las ondas decir que los socialistas conspiramos en el atentado del 11-M. Claro que te comprendo, María San Gil, yo que después de estar toda la noche en vela y en tensión lloré desconsoladamente cuando mataron a Miguel Ángel Blanco, lloré de rabia cuando mataron a Gregorio Ordóñez, y por supuesto el 11-M, entre otros muchos días, hoy también he llorado al enterarme del asesinato de Isaías Carrasco y al oír a su hija. Pero también te digo que, como dicen en mi tierra manchega, no sólo hay que predicar, hay que dar trigo: a ver si mostráis un poco de respeto por el contrario. Y entiendo a mis compañeros del País Vasco porque cuando uno está cegado por el dolor recuerda todo lo que habéis dicho en estos cuatro años. Y estamos hartitos, María San Gil. Claro que te entiendo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de marzo de 2008