Fernando Bernués resta virulencia a 'El diluvio de Noé' de Britten

Fernando Bernués se deshace en elogios hacia la música de Benjamin Britten ("un deleite, un placer"), pero estima que el compositor inglés "no tuvo excesivo cuidado en la elección de los textos" de su ópera El diluvio de Noé (1957). Tomó como base un ciclo de misterios medievales, género similar al auto sacramental, encontrados hace cinco siglos en la localidad inglesa de Chester, y escogió unos que muestran a un Dios "vengativo, cruel y castigador", poco adecuado para un espectáculo destinado al público infantil. Por eso, la gran preocupación del director de escena donostiarra ha sido restar virulencia a la ópera a la hora de preparar la versión que se escenificará mañana (18.00 y 20.00) y el domingo (18.00) en Teatro Arriaga, en el marco del quinto Festival de Música Sacra de Bilbao.

"Hemos querido quitar la carga tremebunda para hacer un espectáculo festivo y colorista", explica Bernués. Junto al escenógrafo José Ibarrola ha suavizado la obra, ambientada en un balneario a principios del siglo XX, al plantear un juego muy visual: el temido diluvio llegará, y obligará a embarcarse a 80 niños caracterizados como animales, pero lo hará en forma de botellas de agua mineral.

El diluvio de Noé que se representará en Bilbao es una producción de Cajamadrid, pero su puesta en escena es posible gracias a la participación de más de 200 artistas y profesionales vascos, lo cual supone un motivo de alegría para Bernués. "Somos un país de exhibición y no de producción. Si sólo funcionamos como escaparate, que es muy fácil al llegar todo hecho, el poso que queda es muy escaso", se lamenta. En el montaje intervienen la Orquesta Jesús Guridi, bajo la batuta de Radu Hamzea, y coros de la Sociedad Coral de Bilbao. José Antonio López da vida a Noé, y Mario Gas presta su voz a Dios.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS