ELECCIONES 2008 | Campaña electoral

Rubalcaba: "Los que se esconden en la abstención pueden hacer daño"

Al ministro Alfredo Pérez Rubalcaba los socialistas vascos le tienen un aprecio especial. Pese a que sus llamadas telefónicas a deshoras puedan traer malas noticias. Bien lo sabe el coordinador de esta campaña en Euskadi, Rodolfo Ares. Ayer, el titular del Interior, que ya tuvo que suspender un acto la semana pasada en Vitoria, hizo un hueco en su apretada agenda (luego volaba a Vigo) para insuflar ánimos. Porque no está todo conseguido, subrayó, y hay que "echar el resto". No hay que fiarse del resultado de los debates, vino a decir.

El ministro del Interior intuye que la cosa no está aún clara. "Las encuestas suben y bajan día a día como un avión en el desierto del Gobi", se señalaba ayer desde el puente de mando de la campaña socialista.

Este cántabro metido a ministro del Interior, que se juega los cuartos electorales en Cádiz, donde encabeza la lista socialista, se aplicó en San Sebastián a la tarea de advertir contra el exceso de confianza. Y lo hizo con su estilo heterodoxo, poniendo en valor el lema del PP ("Con cabeza y corazón"), al asegurar que los populares han pillado al vuelo de qué va la cosa, "porque la gente vota así". Pero, ante una audiencia en la que estaban Jesús Egiguren, Miguel Buen o Ernesto Gasco, se dedicó a desgranar los argumentos para votar al PSOE. Porque en esta batalla de dos, "si quieres que gane Zapatero, tienes que votar a Zapatero", dijo Rubalcaba, dando a entender que no es suficiente con expresar esa preferencia en las encuestas.

"Debilitar al Estado"

Entonces fue cuando sacó toda la batería contra el PP, al que acusó de haber construido su tarea de oposición desde dos bases, "el miedo y la mentira". Y colocó en su discurso todos los ejemplos: la familia se rompe, España se rompe, los socialistas quieren quitar los colegios concertados, la inmigración descontrolada está restando derechos básicos a los nacionales en educación o sanidad. Todo con un objetivo, recordó Rubalcaba, meter miedo al electorado socialista para que no vaya a votar.

Así hasta llegar al terrorismo. Y ahí entró a fondo. Denunció que la utilización "partidista" del terrorismo por parte del PP había debilitado al Gobierno, pero a costa de debilitar también "al Estado y la democracia". Como ministro de Interior, Rubalcaba cuenta los días hasta el 9-M. Cree que ETA va a intentar cometer un atentado, antes y después, para condicionar la formación del Gobierno. "Los que se esconden en la abstención pueden hacer daño", pero "no nos meten miedo" dijo refiriéndose a los terroristas. "Están más débiles que nunca, por eso no se quieren medir".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 05 de marzo de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50