Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

1.000 personas piden un hospital en la vieja cárcel de Carabanchel

Un millar de personas, según la Policía Municipal, se manifestó ayer por un hospital en los antiguos terrenos de la cárcel de Carabanchel. "¡Un hospital público y ya!", gritaron incansablemente los vecinos de Carabanchel y Latina. Hace 15 años que la coordinadora de ambos distritos, que suman 520.000 habitantes (el equivalente a la población de Málaga), lucha por la construcción de un centro sanitario en esos terrenos. El hospital Clínico, en Moncloa, y el 12 de Octubre, en Usera, son los hospitales más cercanos.

La marcha empezó puntual a las siete de la tarde y transcurrió sin altercados desde la calle Génova, a la altura de la estación Alonso Martínez, hasta la plaza de Colón. La hilera de personas, escoltada por la policía, ocupó dos carriles durante la hora que duró la marcha.

"¡Somos un barrio de viejos! ¡Necesitamos un hospital!", protestaba Purificación, de 67 años y vecina de Aluche. Unas protestas que los vecinos dirigieron a todos, ya gritaban "¡Espe, Espe, Espe, especulación!", como "¡Rubalcaba, da la cara!".

El portavoz de la Asociación de Vecinos de Aluche, Julián Rebolló, explicó que, además del hospital público con 500 camas, quieren que en los 172.167 metros cuadrados del antiguo centro penitenciario se construya una residencia para la tercera edad, una universidad, un centro cultural y un museo que recuerde la cárcel.

El plan general de 1997 fija que en el solar, propiedad del Ministerio del Interior, se construyan 1.500 viviendas. "Estamos en contra, todos los terrenos deben ser para equipamientos para nuestros hijos, nietos y mayores", dijo Rebollo. También denunció el mal estado en que se encuentra la cárcel: "Está abandonada, hay ratas, suciedad y puede entrar cualquiera".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de febrero de 2008