Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Internet

De Facebook a las mazmorras de Casablanca

Un informático marroquí ingresa en prisión por haber creado en la Red un perfil del hermano de Mohamed VI

En Facebook, la gran red de socialización en Internet, hay decenas de falsos perfiles de George Bush, los príncipes William y Felipe y hasta de Lady Di, sin que ninguna autoridad se inmute. Pero ha bastado con que un internauta cree un perfil con el nombre de un miembro de la familia real marroquí para que acabe en la cárcel.

Fuad Murtada, un ingeniero informático marroquí de 26 años, ha sido acusado de "usurpación de identidad con el propósito de seducir" y corre el riesgo de ser condenado hasta cinco años de cárcel. Ingresó el fin de semana en la prisión de Oukacha, un suburbio de Casablanca, y el juez rehusó ponerle en libertad bajo fianza. Su crimen: haber creado en Facebook un perfil a nombre del príncipe Moulay Rachid, de 37 años, hermano pequeño del rey Mohamed VI.

Murtada fue apresado en Casablanca el 5 de febrero y estuvo desaparecido durante 36 horas, lo que alarmó a familiares y amigos, hasta que se anunció su detención. "Le pusieron una venda en los ojos, le condujeron a un lugar que no era una comisaría y allí le torturaron al tiempo que le interrogaban sobre supuestos vínculos con grupos terroristas", señala Ali Ammar, su abogado. Se le sometió, entre otros tormentos, al de la "hélice" consistente en atarle a las aspas de un gran ventilador.

Transcurrido ese tiempo, fue llevado a comisaría. Más tarde fue, por fin, conducido ante un al fiscal que, según Ammar, rechazó la solicitud de su cliente para que un médico forense examinase sus heridas. El juicio estaba previsto para hoy viernes, pero el letrado ha logrado retrasarlo.

"¡Solidaridad con Murtada!", es el grito que recorre ahora los blogs y foros marroquíes al tiempo que en Facebook han aparecido algunos perfiles provocadores con el nombre de Mohamed VI, pero ubicados fuera de Marruecos.

Los internautas denuncian además la colaboración con la policía de Maroc Telecom, el principal proveedor de acceso a Internet del país, una empresa filial de la multinacional francesa Vivendi. Le acusan de proporcionarle la IP de Murtada.

Maroc Telecom ya censuró en su día a YouTube y Google Earth aunque nunca lo reconoció. Las vistas aéreas de los palacios reales de Marruecos que ofrecía Google eran, al parecer, demasiado precisas.

Cuando anunció la detención de Murtada, la agencia oficial de prensa marroquí (MAP), precisó: "Cabe resaltar que la familia real no dispone de página web ni de blogs". En Europa las casas reales sí suelen tener una página oficial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de febrero de 2008