Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El papel de "los chicos de Alberto"

En plena ofensiva popular contra el bipartito tras el incidente contra María San Gil, Alberto Núñez Feijóo y Emilio Pérez Touriño cedieron a la tentación de incorporar lo ocurrido al debate que ambos mantuvieron sobre la situación económica en el marco de la sesión de control del Parlamento. Primero fue Feijóo, que acusó a Touriño de no ser capaz de condenar "actos totalitarios". El presidente respondió leyendo el comunicado de rechazo difundido la víspera por el PSdeG y reprochando al líder del PP su falta de escrúpulos a la hora de intentar "desgastar electoralmente" al Gobierno.

El dirigente popular volvió a la carga asegurando que PSdeG y BNG habían decidido rechazar que el Parlamento condenase el intento de agresión antes de conocer la propuesta de su partido, afirmación que, a su vez, provocó el enfado de los portavoces de los grupos que apoyan al Gobierno, porque el PP nunca llegó a enviarles propuesta alguna, como acabó reconociendo el representante del PP, Manuel Ruiz Rivas.

La tensión entre los portavoces, fue en aumento. El representante nacionalista, Carlos Aymerich, muy descontento con la actitud del PP, acabó revelando los reparos del portavoz popular a la propuesta de su propio partido para sacar adelante la resolución. Ruiz Rivas, siempre según el portavoz del Bloque, le dijo: "Sabes que esta forma de actuar a mí no me gusta, pero están los chicos de Alberto", en referencia al equipo más próximo al presidente del PP, que habitualmente se reúne en la sede del partido. Ruiz Rivas negó esta versión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de febrero de 2008