Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Exteriores corrige a Narbona y admite que el 'New Flame' está en aguas españolas

"El New Flame está en aguas españolas. El Peñón y su istmo no poseen más aguas que las de su puerto, según el artículo 10 del tratado de Utrecht y la Convención del Mar. El resto son aguas de soberanía española". El Ministerio de Asuntos Exteriores corrige así al de Medio Ambiente, que desde el 12 de agosto ha defendido que no puede hacer nada para reparar la situación del chatarrero hundido en el Estrecho porque está "en aguas de Gibraltar", como declaró en una nota de prensa el pasado 12 de febrero y que ayer seguía en la web del ministerio que dirige Cristina Narbona.

El chatarrero se hundió a media milla del faro de Punta Europa, en aguas reclamadas tanto por Madrid como por la colonia británica. Exteriores justificó ayer la inacción del Gobierno español (que se limita a limpiar las manchas de fuel que llegan al litoral gaditano) en que cuando el buque quedó averiado en agosto tras chocar con el petrolero británico Torm Gertrud, acordó con Gibraltar y el Reino Unido, "en aras de la buena vecindad", que las autoridades del Peñón gestionaran el rescate del pecio. En la bodega del barco hay 42.500 toneladas de chatarra de origen incierto. El departamento que dirige Miguel Ángel Moratinos sostiene que este acuerdo no implica reconocer que Gibraltar tiene aguas territoriales ni una renuncia a la soberanía española sobre esas aguas, gestionadas de hecho por la colonia. El PP ha atacado a Medio Ambiente por "aceptar que Gibraltar tiene aguas territoriales".

El Tratado de Utrecht, por el que en 1713 España cedía la ciudad y el puerto de Gibraltar, no contiene ninguna referencia a las aguas circundantes al Peñón. La Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (de 1982 y reformada en 1995), ratificada tanto por España como por el Reino Unido, establece que "todo Estado tiene derecho a establecer la anchura de su mar territorial hasta un límite que no exceda las 12 millas marinas". Gibraltar gestiona tres millas, cuestionadas por España. En el caso del cazatesoros Odyssey, la Guardia Civil no lo detuvo hasta que superó esta franja marina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de febrero de 2008