Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La popularidad de Sarkozy desciende en picado

El portavoz del Elíseo cae en desgracia y no será candidato en las municipales

David Martinon, el portavoz del presidente francés Nicolas Sarkozy, renunció ayer a encabezar la lista de la conservadora Unión por un Movimiento Popular (UMP) a la alcaldía de la localidad de Neuilly-sur-Seine, en la primera corona de París, una de las ciudades con mayor renta per cápita de Francia de la que el propio Sarkozy fue alcalde entre 1983 y 2002, y que le sirvió de trampolín para su carrera política.

El incidente llega cuando una nueva encuesta marca el punto más bajo de la popularidad del jefe del Estado, que según el sondeo de IPSOS se sitúa en el 39%, lo que supone una caída de 10 puntos en un mes.

Martinon también presentó su renuncia al cargo de portavoz del Elíseo, que no fue aceptada. Sin embargo, el portavoz no viajó con el presidente a la Guayana francesa, donde permanecerá dos días y en donde se entrevistará hoy con el presidente de Brasil, Lula da Silva.

Impuesto hace unos meses por el propio jefe del Estado, forzando el rechazo de los militantes locales como cabeza de lista de esta ciudad emblemática de la derecha francesa, Martinon, uno de los protegidos de la ex primera dama Cécilia Ciganer, fue traicionado el domingo por Jean Sarkozy, el hijo mayor del presidente, que figuraba también en la lista, pero que anunció el lanzamiento de una nueva lista integrada por "habitantes de Neuilly" con el argumento de que debían "cesar las divergencias en la mayoría presidencial en el municipio".

Lo cierto es que, según Le Figaro, las encuestas internas de la UMP detectaron que la lista de Martinon iba a ser derrotada por la de Jean-Christophe Fromantin, un empresario de 45 años que ha basado su campaña en denunciar la imposición por parte de Sarkozy del portavoz en el Elíseo, en contra del deseo de los ciudadanos. En un sistema mayoritario a dos vueltas, esto suponía para la UMP perder el control de Neuilly. Anoche estaba reunida la comisión electoral de la UMP en Neuilly, bajo la presidencia de Patrick Devedjian, para elegir al sustituto de Martinon. Uno de los probables candidatos era Jean Sarkozy.

Los comicios municipales de marzo se están convirtiendo en un examen para Sarkozy y su Gobierno, ocho meses después de la elección. Las últimas encuestas no sólo muestran la caída de la popularidad del presidente, sino el deterioro de la mayoría gubernamental, cuyas ambiciones de recuperar la alcaldía de París y de otras grandes ciudades francesas parecen cada vez más irrealizables. La encuesta de IPSOS concede al alcalde de la capital, el socialista Bertrand Delanoë, un 63% de popularidad, tres puntos más que hace un mes. Una de las paradojas es que la caída de Sarkozy va acompañada por la subida en la valoración del discreto primer ministro François Fillon, que pasa de un 45% a un 52%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de febrero de 2008