Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere atropellado un lince en Jaén

El animal falleció a solo tres kilómetros del centro de la capital

Un lince ibérico macho de un año de edad fue encontrado muerto ayer en la carretera autonómica que une Jaén con Fuerte del Rey, a escasos tres kilómetros del centro urbano de la capital jiennense. La delegada de Medio Ambiente en Jaén, Amparo Ramírez, señaló que, a la espera del resultado de la necropsia, todo apunta a que el lince fue atropellado cuando se encontraba en una zona de dispersión, fuera de su hábitat natural. Los expertos creen que el animal pudiera seguir el cauce de un arroyo en busca de comida (conejos, principalmente).

La ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, lamentó esta nueva muerte, pero destacó que los datos del año pasado "son satisfactorios" -no hubo ninguna muerte por atropello- "aunque no como para tener la tranquilidad de que se ha cambiado la tendencia en el proceso de declive del lince".

Javier Moreno, de Ecologistas en Acción, atribuyó esta muerte a que estos ejemplares -localizados principalmente en Sierra Morena y Doñana- tienen que dispersarse "por la falta de conejos en la sierra". Además, Moreno consideró "imprescindible" la ubicación de nuevos corredores verdes que permitan que los linces se desplacen con total seguridad y alejados de las carreteras.

Medio Ambiente ha puesto en marcha un ensayo experimental para evitar este tipo de atropellos, y que consiste en instalar en uno de los ejemplares de lince un transmisor que, a través de señales satélite, permite saber dónde se encuentra, de modo que si alguna vez se sale de su hábitat pueda ser recogido y devuelto.

El Plan de Cría en Cautividad del Lince Ibérico ha logrado sacar adelante a 11 cachorros de este felino. En lo que se refiere a ejemplares en libertad, en los últimos cuatro años han nacido unos 228 ejemplares de esta especie, 164 en Sierra Morena y 64 en Doñana.

También se han reducido considerablemente las muertes por utilización indiscriminada de venenos, gracias en parte al acuerdo de colaboración con la Federación Andaluza de Caza, la Asociación de Propietarios Rurales Productores de Caza y Conservadores del Medio Natural de Andalucía (Aproca) y con la Asociación Empresarial de Criadores y Titulares de Cotos de Caza de Andalucía (Ateca). En la actualidad se han suscrito un total de 94 convenios con propietarios de fincas para colaborar en el desarrollo de programas de conservación de lince ibérico De esta manera, la Administración autonómica llevará a cabo en más de 130.000 hectáreas linceras actuaciones destinadas a la recuperación en Andalucía de esta especie en peligro de extinción. Estas medidas consisten básicamente en la construcción de refugios de cría para el lince, la instalación de comederos y bebederos, señalización de zonas de reserva, desbroces, así como repoblaciones de conejos y perdices.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de febrero de 2008