Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'New Flame' abre una crisis con el Reino Unido

El Gobierno se queja a la embajadora británica de la negligencia del Peñón

El New Flame, cargado con 42.500 toneladas de chatarra de todo tipo pero no contaminante según fuentes del Ministerio de Medo Ambiente y de la empresa encargada del rescate, yace a 23 metros de profundidad a una milla del faro de Punta Europa, en Gibraltar.

En su progresivo hundimiento, el buque se ha llevado consigo al fondo del mar el precario clima de entendimiento político que se había instaurado sobre el destino del carguero de bandera panameña, a la deriva desde hace seis meses, cuando chocó con el petrolero británico Torm Gertrud. El Gobierno español llamó ayer a consultas a la embajadora británica en Madrid, Dense Holt, ante lo que entiende una pasividad de las autoridades del Peñón ante el problema medioambiental que puede generar el pecio, del que ayer sólo se podía ver la chimenea alta, el puente, y la antena de comunicaciones.

Después de que el tercer gran temporal en el Estrecho acabara mandando a pique al New Flame, el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, decidió llamar a consultas a la embajadora. Este mecanismo diplomático consiste en expresar a otro país el desacuerdo o rechazo de alguna medida que afecta a sus intereses. El director general de Política Exterior, José Pons, transmitió a la embajadora británica las "quejas" y la "inquietud" del Gobierno por lo sucedido y pidió al Reino Unido que se "implique" en las tareas de rescate ya que las autoridades de Gibraltar no han gestionado el asunto adecuadamente, según fuentes diplomáticas. También advirtió Pons de que España "se reserva el derecho a emprender acciones legales contra la empresa de salvamento del buque y el Reino Unido ante tribunales nacionales, internacionales y organizaciones internacionales competentes".

La Embajada británica difundió un comunicado en el que sólo daba cuenta de la reunión celebrada y recordaba que los asuntos medioambientales están incluidos en el Foro de Diálogo sobre Gibraltar constituido por España y el Reino Unido.El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Angel Moratinos, indicó que el Gobierno ya trasladó a Londres a través de dos escritos "la necesidad de actuar de forma inmediata" en el rescate del New Flame.

El Consejo de Gobierno de hoy aprobará denunciar ante la UE a las autoridades gibraltareñas, además de iniciar acciones de responsabilidad civil contra el armador y la aseguradora del barco para resarcirse de los gastos ocasionados en las costas españolas.

En la misma línea se pronunció el Ayuntamiento de La Línea de la Concepción (Cádiz), que afirmó que denunciará a la empresa armadora y al ministro principal de Gibraltar, Peter Caruana, por delitos referidos a la salud pública y a los recursos naturales.

La ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, reclamado la puesta en marcha, junto al Reino Unido y Gibraltar, de "un mecanismo conjunto de vigilancia y control".

El candidato del PP a la Presidencia de la Junta, Javier Arenas, quiso ver en la crisis un caso como el del Prestige, el petrolero hundido frente a las costas gallegas, y se preguntó "dónde están las manifestaciones" contra el vertido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de febrero de 2008