Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:PETER CARUANA | Ministro principal de Gibraltar

"Lo que ha ocurrido es lo que se preveía antes de Navidad"

El ministro principal de Gibraltar aseguró ayer no entender las numerosas críticas llegadas desde España contra la gestión que su Gobierno en la crisis del carguero panameño New Flame.

Pregunta. ¿Insiste en que el último vertido no partió del New Flame?

Respuesta. No. El Gobierno de Gibraltar no ha insistido en eso. Ha dicho lo contrario, que es posible que haya habido una fuga de combustible ligero procedente de la maquinaria que tenía la compañía de salvamento en la cubierta del barco y que se ha perdido al hundirse la popa.

P. ¿Qué opina de la llamada a consultas a la embajadora?

R. Me parece correcto que el Gobierno español haga lo que le parezca oportuno y está en su pleno derecho. Lo que sí le puedo asegurar es que, aquí se está haciendo todo lo posible para hacer frente a esta compleja operación, técnicamente difícil, para la que se ha contratado una de las mejores empresas en el mundo, en este tipo de actuaciones. La operación lleva su curso normal y sólo se está viendo interrumpida por el temporal. Lo que ha ocurrido este fin de semana, no es, ni mas ni menos, que lo que se preveía antes de Navidad, cuando el día 21 de diciembre y el 8 de enero se dijo que cualquier temporal podía acabar con lo que restaba de flotabilidad del barco; y que para impedir que eso complicase, como así ha ocurrido, el rescate del barco, se extenderían cadenas alrededor del barco que permitirían su recuperación en caso de hundirse.

P. ¿Todo controlado?

R. Lo que ha ocurrido ya ocurrió parcialmente el pasado 21 de diciembre y se recuperó con bombas parte de la flotabilidad del barco. Lo que no sabemos es si en esta ocasión eso va a ser posible. Si ha tardado más en ocurrir ha sido porque el último temporal no fue tan intenso como el que nos azota actualmente.

P. ¿Qué sabe de la chatarra que el barco?

R. No tenemos información acerca de que haya habido algún desprendimiento de chatarra. Yo pediría calma. No hay crisis ecológica, porque la mancha que ha alcanzado alguna playa de Algeciras es pequeña y además de un fuel muy ligero, no de chapapote; ni mucho menos. Dentro de la importancia que este asunto tiene, no hay que hablar de crisis, sino de un contratiempo dentro de lo previsible.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de febrero de 2008