Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chaves dice que ni el PP reivindica la etapa de Aznar en Andalucía

"Arenas no quiere dar ni agua para beber a los catalanes", afirma el socialista

Manuel Chaves tiró ayer de uno de los elementos centrales del argumentario electoral del PSOE: el de comparar la gestión de los ocho años del Gobierno del PP (1996-2004) con los cuatro de José Luis Rodríguez Zapatero (2004-2008).

Pertrechado de datos comparativos sobre financiación de la comunidad, inversiones estatales, traspasos de competencias, litigios legales, bloqueos jurídicos y meteduras de patas de los dirigentes nacionales del PP -que han hablado de andaluces indolentes, adocenados y subsidiados-, Chaves concluyó que fueron tan perjudicales que hasta el PP es "incapaz de reivindicar los ocho años de Gobierno de Aznar para Andalucía".

De alguna manera sonó a reto, pero es cierto que cuando el aspirante del PP andaluz, Javier Arenas, echa la mirada atrás suele hablar de su paso al frente del Ministerio de Trabajo, donde mantuvo unas excelentes relaciones con los agentes sociales y económicos. Pero no se acuerda de nadie más.

"No es lo mismo, ¿cómo va a ser lo mismo Aznar, el príncipe de las mentiras y de la guerra, que se quedó con 2.500 millones de euros que Rodríguez Zapatero que abonó a los andaluces lo que era de los andaluces?". Una y otra vez, Chaves hizo la misma afirmación ("no es lo mismo") y la misma pregunta (¿cómo va a ser lo mismo?) delante del presidente del Gobierno, durante la clausura de la Conferencia Política del PSOE andaluz en la que aprobó su programa electoral. Chaves insistió en uno de los mensajes que sale siempre de su boca desde que fue designado por sexta vez candidato a la presidencia de la Junta: la confluencia de gobiernos socialistas en Madrid y en Andalucía sitúan a la comunidad en "el rumbo correcto de progreso".

Si el día anterior, Chaves centró toda su intervención en desgranar las propuestas electorales más novedosas de su programa, para no desviar la atención, ayer la enfocó en la crítica a su principal adversario, el PP (ni IU ni PA han entrado todavía en el circuito de las críticas del candidato).

Lo hizo con un tema que puede dar votos al PP, pero sobre el que no está dispuesto a dejar pasar: el posible envío de agua para consumo humano procedente de la desaladora almeriense de Carboneras, situada en una de las zonas más secas de España, a Barcelona. "Podemos llevar agua para beber para Barcelona, pero esta derecha tan patriótica dice sin pudor que a los catalanes, ni agua, a esta parte de España, ni agua".

Chaves se preguntó qué pensarán los miles de barceloneses nacidos en Andalucía o hijos de andaluces cuando sepan que Arenas se niega a esa acción de "solidaridad".

Viagra y lesión medular

Zapatero también aludió a la implicación del PP con los andaluces. "Se preguntan por qué Andalucía no quiere al PP. Os daré la respuesta: porque el PP no ha querido a Andalucía". Nada dijo en relación al plazo de pago del anticipo de la deuda histórica, algo que algunos destacados dirigentes esperaban, pero que otros, igualmente relevantes, descartaron de manera tajante que estuviera previsto, lo que apunta a que ha habido un cierto desacoplamiento o precipitación.

Al programa electoral socialista se ha incorporado otra medida novedosa, incluida el sábado pero de la que el PSOE informó 24 horas después. La dispensación gratuita de fármacos para las personas afectadas por lesiones medulares dentro de un programa de sexualidad y fertilidad. Esto implicará la dispensación, entre otros medicamentos, de la Viagra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de febrero de 2008