Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La hora de Walter Veltroni

La nueva izquierda del alcalde de Roma es clave para Italia tras la dimisión de Prodi

El presidente italiano, Giorgio Napolitano, empezó ayer las consultas con los líderes políticos para determinar si se deben convocar elecciones anticipadas o crear un Gobierno provisional, tras la dimisión como primer ministro de Romano Prodi. Éste perdió el jueves pasado el voto de confianza en el Senado, tras 20 meses de gobierno. En medio de la crisis, el líder del Partido Democrático y nueva referencia de la izquierda no comunista, Walter Veltroni emerge como figura clave del futuro político de Italia.

El alcalde de Roma, discreto durante el mandato de Prodi, rompió ayer el silencio y propuso su receta para hacer frente a la crisis. "Las elecciones anticipadas dejarían ahora el país en una situación de crisis dramática. Es necesario evitarlas", manifestó Veltroni. El secretario del Partido Democrático se mostró partidario de impulsar un Gobierno institucional, guiado por el presidente del Parlamento o del Senado, que tenga la confianza de ambas partes políticas. La misión de este Ejecutivo interino sería reformar la ley electoral antes de convocar nuevos comicios. Prodi descartó formar parte de ese eventual Gobierno interino.

El político había logrado el apoyo de Berlusconi para una nueva ley electoral

El Partido Democrático nació en octubre con la intención de agrupar, por primera vez, a toda la izquierda no comunista italiana. Veltroni emprendió entonces una intensa actividad diplomática para lograr un acuerdo sobre una nueva ley electoral. Antes de los eventos de las últimas semanas, también había logrado un tímido apoyo de Silvio Berlusconi, el hombre más rico de Italia y líder de la oposición.

Con más razón ahora, Veltroni intentará forzar cualquier opción para ir a las urnas en 2009 con un nuevo sistema electoral, ya que el actual, que combina proporcional y mayoritario, le obligaría a formar una coalición variopinta como fue la de Prodi, algo imposible para él que no tiene el apoyo de la extrema izquierda. Con un sistema proporcional, Veltroni podría correr solo.

Berlusconi es el favorito si las elecciones se celebran a breve y con el actual sistema. Los sondeos indican que tiene entre 10 y 12 puntos porcentuales de ventaja. "Prodi destruyó la mayoría y consolidó la oposición", declaró a la prensa Beppe Pisanu, ex ministro del Interior de Berlusconi. En esta situación, está claro que Il Cavaliere está muy lejos de querer una nueva ley electoral: "Elecciones ya, no a maniobras de palacio", comentó lapidario para indicar una fecha: "El 13 de abril, y con esta ley electoral, sin modificaciones". Están de acuerdo Gianfranco Fini, del partido de la extrema derecha Alianza Nacional, y los separatistas de la Liga Norte. La Unión de los Demócratas Cristianos y del Centro preferiría un gobierno de transición que impulsara las reformas. Mientras, la coalición de izquierda se ha quedado sin líder. Si hay elecciones en abril, es probable que Prodi repita. De no ser así, tocará a Veltroni desbloquear la parálisis de la política italiana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de enero de 2008