Crónica:LA CALLE | De nocheCrónica
i

Gusto por la decadencia

Sí, el planteamiento puede parecer algo pretencioso: "El Démodé transpira el glamour de Brian Ferry, el discreto encanto de la burguesía de Buñuel y la corrupción de Toulouse-Lautrec". Habla Pepe, quien hace medio año abrió este local en el barrio de Gràcia junto con otros tres amigos: Giuliano, Rubén y Lorenzo.

Mileuristas, insatisfechos y rondando la treintena, un día decidieron arriesgarse. Dejaron atrás estudios, trabajos y lamentos para abrir el pub en el que confluyen las ilusiones que todavía les quedan. "Estábamos cansados de la vida que llevábamos y decidimos crear nuestra propia alternativa", cuenta Pepe. Es la prueba de que también la insatisfacción mueve montañas.

Son nuevos en el barrio que pide descanso, pero llegan con una propuesta ambiciosa: lecturas de poesía, sesiones de cine, conciertos acústicos y exposiciones de pintura y fotografía. "Pasolini, Dean, Rimbaud y Fassbinder serán muy pronto clientes habituales", cuenta Giuliano. Por eso dicen que no regentan un bar, sino un "espacio lúdico-cultural". Pero de momento la clientela es la habitual del barrio. Gente de todo origen, entusiastas de la vida nocturna y renuentes a todo aquello que lleve el apellido comercial. Todo cálido e informal, como mandan los cánones graciencs.

La palabra que da nombre al local viene del francés y se usa para definir algo de otra época o pasado de moda. Puede que las paredes de piedra viva y las vigas de madera materialicen ese salto en el tiempo. Algunas tardes el Démodé se traviste de café literario, cuando se programan sesiones de lectura.

Dicen estos cuatro emprendedores que la lámpara de araña que pende sobre la barra simboliza la decadencia. Si van, pregúntenles por qué.

- Lo más. El precio de las bebidas. Un cubata vale 4,5 euros. (Nota para suspicaces: no es garrafón).

- Lo menos. El ambiente se carga demasiado, sobre todo por los fumadores. Pero como dice Pepe, "el humo nos recuerda lo efímero de la vida".

- Dirección. Démodé. Calle de Mozart, 13. Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 24 de enero de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50