Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La siniestralidad laboral bajó el 3,8% en 2007, el mejor dato en ocho años

Un operario muere electrocutado en el funicular de Montserrat

Un trabajador perdió ayer la vida al sufrir una descarga eléctrica cuando estaba manipulando las baterías del funicular de Montserrat, que gestiona Ferrocarils de la Generalitat (FGC). El fallecido, A. O. B., de 52 años, trabajaba para la empresa Enersys, subocontratada por MGE-UPS Systems España, SA. Esta última es la responsable del mantenimiento del sistema de alimentación alternativa de los funiculares de Montserrat, informa Enric Badia.

Es el tercer muerto en accidente de trabajo que se registra este año en Cataluña y se da la circunstancia de que los tres han fallecido en la comarca del Bages. A primeros de enero, dos operarios murieron en una empresa de Sant Fruitós de Bages tras inhalar tricloroetileno, un compuesto tóxico.

"Queda mucho por hacer", afirmaba ayer la consejera de Trabajo de la Generalitat, Mar Serna, antes de conocer el trágico suceso. Serna presentó el balance de la siniestralidad laboral en Cataluña durante el año pasado, cuya tendencia "ha sido buena". El año 2007 finalizó con 105 muertos en el trabajo, 38 menos que el anterior, lo que representa un descenso del 26,5%. De éstos, 41 se produjeron por causas traumáticas en el centro de trabajo; el resto, en la carretera (in itinere) y por causas naturales (derrames cerebrales e infartos).

En el año pasado se registraron un total de 161.073 accidentes, lo que representa un ligero descenso del 1,1%. Bajaron los sucesos leves, pero aumentaron los graves.

Los datos son mejores si se analiza el índice de incidencia. Éste mide el número de accidentes por cada 100.000 afiliados a la Seguridad Social y es el dato que mejor se ajusta al análisis de la evolución de la siniestralidad, puesto que elimina el efecto distorsionador que producen en las cifras absolutas los cambios en las cifras de empleo (es más probable que en las épocas de mayor actividad haya más accidentes). El dato interanual de noviembre da un aumento de 52.700 nuevos afiliados.

El índice de siniestralidad bajó el 3,8% en comparación a 2006. La reducción es particularmente notable en los accidentes mortales: el 28,5%. Bajó otro 3,8% entre los leves y aumentó un ligero 0,6% entre los graves. El dato "es el mínimo de los últimos ocho años", destacó la consejera.

La construcción se sale

La peor referencia viene de la construcción. Aunque su índice de siniestralidad disminuyó el 4% en 2007 -bajó en todos los sectores salvo en la agricultura-, duplica la media, y en cuanto a los accidentes mortales, la triplica, al alcanzar el 11,7%. La consejera espera alcanzar en los próximos meses un principio de acuerdo con los agentes del sector sobre un plan para reducir la siniestralidad en la construcción.

Según Serna, "invertir en prevención es la mejor inversión", como lo demuestra el hecho de que la reducción de los accidentes haya supuesto un ahorro de casi siete millones de euros en costes salariales. En 2007, el coste de la siniestralidad, estimado a partir del cálculo entre los días de baja por accidente y el coste laboral medio por trabajador, superó los 225 millones de euros, frente a los 232 del ejercicio anterior.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de enero de 2008