Hezbolá dice tener restos de israelíes muertos

Nueve fallecidos en el norte de Irak durante la principal festividad chií

El líder del grupo chií Hezbolá, Hasán Nasralá, sorprendió ayer al Gobierno y a la opinión pública israelíes al afirmar que tiene en su poder restos, y hasta "un cadáver casi completo", de soldados supuestamente caídos durante los encarnizados combates de la guerra de Líbano, librada durante 34 días del verano de 2006.

La sorpresa se explica por el simple hecho de que en Israel no hay soldados desconocidos o anónimos. Todos los caídos, sin excepciones, aparecen en la prensa con su historia personal y su fotografía.

Si lo afirmado por Nasralá fuese cierto, ello puede comprometer seriamente al primer ministro israelí, Ehud Olmert, y a personalidades de su Gobierno que dimitieron con motivo de esa guerra: el ministro de Defensa Amir Peretz, y el jefe de las Fuerzas Armadas general Dan Halutz. El destino político de Olmert dependerá este fin de mes del resultado final de una investigación de los fallos cometidos durante la contienda, encomendada a un juez jubilado, Eliézer Winograd.

"¡Oh, sionistas! Vuestro Ejército os está mintiendo. Vuestro Ejército ha dejado partes del cuerpo de vuestros soldados en nuestros pueblos y aldeas", afirmó Nasralá, que perdió a uno de sus hijos en una batalla contra el enemigo israelí. El Gobierno y las Fuerzas Armadas de Israel no han reaccionado, aunque fuentes castrenses niegan categóricamente la afirmación del jeque Nasralá.

Celebración de la Achura

El líder de Hezbolá, que por temor a ser eliminado por agentes israelíes llevaba un año y medio sin aparecer en público, lo hizo ayer en el sur de Beirut, con motivo de la celebración de la Achura, durante la cual los varones de la corriente chií se azotan la espalda y algunos se rasgan el cuero cabelludo con una espada u otra arma blanca en memoria del imán Husein, nieto del profeta Mahoma, muerto hace más de 1.300 años en una batalla que selló la división entre esos creyentes y los suníes, la corriente mayoritaria del islam.

En el norte de Irak, al menos siete personas murieron y otras 17 resultaron heridas en un ataque contra decenas de chiíes que conmemoraban esta festividad en la ciudad de Tel Afar, informa Reuters. En Kirkuk, también en el norte, una bomba mató a dos fieles chiíes.

Los principales actos de la Achura se celebraron en Kerbala, 110 kilómetros al sur de Bagdad. El multitudinario acto que tuvo lugar en esa ciudad santa terminó de forma pacífica. La policía iraquí desplegó un gran dispositivo de seguridad en torno a los 2,5 millones de fieles.

El jeque Nasralá saluda a sus fieles durante la celebración de la Achura, ayer en Beirut.
El jeque Nasralá saluda a sus fieles durante la celebración de la Achura, ayer en Beirut.REUTERS

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 19 de enero de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50