Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero cree que los españoles entienden que hablara con ETA

"Estoy absolutamente seguro, seguro, de que los ciudadanos entenderán el empeño que ha tenido el Gobierno para intentar llegar al fin de la violencia, para ahorrar vidas. ¿Cómo no lo van a entender? Y también estoy seguro de que han comprobado que el Gobierno se ha mantenido firme en los principios y transparente como ninguno. Lo que los ciudadanos no van a entender es a aquéllos que permanente y sistemáticamente han utilizado la política antiterrorista para hacer oposición al Gobierno".

Con estas palabras, pronunciadas con el máximo énfasis y contundencia, hizo frente ayer José Luis Rodríguez Zapatero a la acusación que se ha convertido en la principal arma del PP en vísperas de la campaña electoral: la de que el Gobierno engañó a los españoles al autorizar contactos con ETA después del atentado contra la T-4 de Barajas, mientras los negaba públicamente.

En la rueda de prensa conjunta con el primer ministro portugués, José Sócrates, que puso fin a la XIII cumbre hispano-lusa, Zapatero aseguró que se mantuvo fiel al compromiso de no pagar precio político alguno por el fin de la violencia, "y eso es tan evidente", subrayó, "que la consecuencia ha sido la decisión de romper el alto el fuego por parte de ETA".

A lo que no quiso responder es a la pregunta de qué instancias internacionales le recomendaron mantener los contactos con ETA tras el atentado de Barajas en diciembre de 2006 en el que murieron dos personas. Zapatero expresó su agradecimiento a todas las personas que "se han ofrecido desinteresadamente y con muy buena fe para contribuir al objetivo de terminar con la violencia terrorista", pero no quiso revelar sus identidades, "por responsabilidad y reserva".

El PP "integrista"

Entrando ya de lleno en la pugna electoral, se refirió por vez primera a la crisis provocada por la elaboración de las listas del PP. Para Zapatero, la decisión de apartar a Alberto Ruiz-Gallardón y el fichaje del ex presidente de Endesa Manuel Pizarro revelan que en el PP se ha impuesto una línea "cada vez más conservadora e integrista", que no se corresponde a su juicio con una sociedad española "abierta, moderada y moderna". Para el líder socialista, ambas decisiones "desprenden un claro aroma a improvisación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de enero de 2008