Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Facebook

De fenómeno social a tesis académica

La red de contactos Facebook se ha convertido no sólo en un fenómeno social sino en todo un instrumento de análisis académico. Un grupo de investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles y de Harvard están analizando una clase de estudiantes de primero de carrera a través de este portal de Internet. Observan sus mensajes y movimientos como si se tratara de un microcosmos con sus propias normas y hábitos. Han decidido, además, no revelar el nombre de la universidad que están observando para no interferir en sus costumbres.

"Queremos analizar la información que los usuarios dan de sí mismos y también cómo se relacionan entre ellos a lo largo del tiempo", asegura Nicholas Christakis, uno de los investigadores. "Nos preguntamos si las personas acaban pareciéndose unas a otras a través de sus lazos sociales. ¿La gente con gustos similares acaba formando un grupo o las personas que conforman un grupo acaban pareciéndose porque están juntas?", añade.

En definitiva, Christakis y sus colegas quieren saber qué fue primero: la amistad o la personalidad.

Los investigadores se conectan cada día para ver los hábitos de los usuarios. La información les ayudará a trabajar sobre el concepto de "clausura triádica", un término de sociología que analiza si los amigos de un individuo son también amigos entre ellos. Este concepto fue introducido por el doctor Georg Simmel hace más de 100 años, y sólo ahora se cuenta con un campo de pruebas para confirmar sus teorías.

En la vida real sería imposible seguir a una persona las 24 horas del día. Pero en el paraíso de Facebook, estos académicos saben quién escribe en la pizarra de quién, a quién le dedican canciones o cómo se conocieron unos alumnos a otros. "Las redes sociales de Internet nos dan medios excelentes para comprender la interacción humana", según Christakis.

Los alumnos no saben que están siendo estudiados, y el único límite es el de la configuración de seguridad que cada uno elija para su perfil. Los administradores de la universidad del estudio saben que los sociólogos están analizando a sus alumnos. Desde Facebook se asegura que no existe ninguna norma en la empresa prohibiendo estudios sociológicos y que el único límite de privacidad lo imponen los usuarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de enero de 2008