Entrevista:MEL MARTÍNEZ | Senador republicano por Florida

"Obama y Clinton tienen detrás un nuevo electorado"

Mel Martínez, 61 años, es el primer cubanoamericano que ha llegado al Congreso en Washington. Nacido en Cuba, llegó a EE UU con 15 años sin saber una palabra de inglés. Estudió y se graduó en Derecho, ejerció la abogacía durante 25 años y luego se dedicó a la política, llegando a ser secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano con George W. Bush. En 2004 abandonó el Gobierno para presentarse a las elecciones al Senado y ganó su escaño por el Estado de Florida. El senador admite que Hillary Clinton y Barack Obama tienen un nuevo electorado detrás -los jóvenes y las mujeres-, pero cree que los republicanos Rudolph Giuliani y John McCain pueden darles una gran batalla.

"McCain y Giuliani darían batalla a los demócratas. Serán comicios ajustados" "
El electorado se centra más en la economía que en Irak"

Más información

Pregunta. ¿Cómo ve esta primera fase de las presidenciales?

Respuesta. Está siendo un proceso muy fluido. En EE UU, el partido no determina quiénes son los candidatos, sino que son los votantes del partido quienes lo hacen. No hay una preferencia por parte del Partido Demócrata ni del Republicano en que el candidato sea Hillary Clinton, Barack Obama, John McCain o cualquier otro. El proceso de primarias lo determina. No siempre ese proceso ha estado tan abierto como en esta ocasión. No hay un aspirante que lleve la voz cantante. Las cosas cambian de semana en semana.

P. ¿Por qué?

R. En el caso de Obama se está produciendo una gran participación de los jóvenes, y en el de Clinton es importante el hecho de ser la primera mujer que se presenta. Los dos son candidatos que tienen un nuevo electorado detrás. Por parte republicana también hay una energía por mantener la supremacía que ha tenido durante años.

P. ¿Ese nuevo electorado surge por cansancio con la Administración de Bush?

R. Yo creo que en el séptimo u octavo año de cualquier presidencia siempre hay cansancio. Recuerdo el que había con Bill Clinton. Y, por supuesto, son ocho años de una presidencia que desgraciadamente ha sufrido la guerra, el conflicto derivado del 11-S. Una época muy difícil. Sin embargo, parece que hoy el electorado se centra más en la economía que en Irak.

P. ¿Qué posibilidades tendrá el candidato republicano frente a Clinton u Obama?

R. No sabemos todavía quién va a ser ese candidato. Yo no creo que compitan muy bien algunos de los que se presentan, aunque otros sí. El electorado, si bien es verdad que hay cierto cansancio con la actual Administración, no ve tan claro que el candidato demócrata tenga la vía abierta para ganar la presidencia, sobre todo si hay un aspirante republicano con base nacional, con programa sensato y que sepa llevar la candidatura.

P. ¿Piensa en Giuliani?

R. Giuliani o McCain tienen una perspectiva nacional. Yo creo que cualquiera de ellos va a dar una gran batalla a los demócratas. Van a ser unas elecciones muy ajustadas una vez más.

P. ¿Habrá sorpresas en el supermartes?

R. Creo que va a ser decisivo. Y creo que la semana antes, el 29 [primarias republicanas en Florida], va a ser la antesala para el supermartes, y que eso va a tener una influencia muy importante, ya que es el primer Estado de tamaño grande que se va a lanzar a la elección. Giuliani parece que va en cabeza, pero todo cambia muy rápidamente. El miércoles después del supermartes sabremos seguramente quiénes van a ser los dos contrincantes, demócrata y republicano. No está garantizado al 100%, pero creo que hay una gran posibilidad de que sea así.

P. El presidente Bush está en Oriente Próximo. ¿Apoyo electoral para los republicanos?

R. La situación mundial no va ser decisiva en las elecciones. El presidente actúa en el conflicto israelo-palestino como en algo en lo que cree que puede dar un buen empujón antes de terminar la presidencia.

P. ¿Y por qué ha esperado al final de su mandato?

R. El presidente lleva trabajando en esos temas desde hace mucho. Ha habido avances y retrocesos, momentos en que las posibilidades de paz no se prestaban a avanzar, pero ahora sí. El liderazgo tanto palestino como israelí ha sido bastante frágil, y en tales circunstancias poco importa lo que impulse un presidente estadounidense. No se puede olvidar que, a la larga, es algo que deben resolver palestinos e israelíes, con la ayuda de Estados Unidos, claro. Rice ha hecho muchos viajes a la región. Ahora hay una oportunidad. Respecto a Irak, la situación está más tranquila, hay probabilidades de éxito, pero sin garantía alguna. Yo creo que todo esto hay que verlo como una buena gestión. Hay que darle crédito al presidente.

P. ¿También respecto a Cuba?

R. La isla vive un momento crítico. Creo que este año puede haber cambios. Se ha producido una transición de una dictadura a la misma dictadura, pero con otro hermano. Ahora es más importante que nunca que prestemos ayuda a la disidencia interna para que se oiga su voz.

P. ¿Y levantar las sanciones?

R. Eso tiene que responder a un proceso de cambio. Hasta que no se liberen presos políticos y haya otras señales de que el régimen ha cambiado, creo que las sanciones actuales son apropiadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 13 de enero de 2008.

Lo más visto en...

Top 50