Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:MIGUEL ARIAS CAÑETE | PP | La batalla de las cifras

"Esconden los problemas"

El PP ha hincado el diente a la situación económica como argumento electoral y no va a soltar presa hasta el 9 de marzo. Miguel Arias Cañete, secretario de Economía de los populares, muy en su papel, pone la lupa en cualquier signo de deterioro y minimiza los datos favorables al Gobierno. Esta semana, reclamó un decreto ley "brutal" para atajar la desaceleración.

Pregunta. El presidente del Gobierno le acusó de falta de patriotismo por dañar las expectativas con sus apreciaciones.

Respuesta. Los índices de confianza de los consumidores ya estaban en caída libre mucho antes de que el PP se pronunciara. Hablar de patriotismo en el caso de Zapatero, que ha negociado con los terroristas, que ha pactado con los nacionalistas más radicales, es una chanza. Es nuestra responsabilidad hablar de los problemas, no esconderlos como hace el Gobierno.

P. ¿Cuánto debe el alza de precios a factores externos?

R. Algo pasará con la economía española si el diferencial de inflación con la zona euro es de 1,2 puntos. Los precios del petróleo y los alimentos también ha subido para el resto de países, ¿no? De las grandes economías europeas, España es la que más contribuye a que los tipos de interés sigan altos.

P. La tasa de paro está en mínimos históricos...

R. A los españoles no les importa tanto la tasa de paro como si se ha reducido el número de parados. Y ahí estamos igual que al principio de la legislatura.

P. ¿Mantiene entonces que hace falta un decreto brutal?

R. Habría que poner en marcha un plan de competitividad, con medidas a corto, medio y largo plazo. Y hay algunas medidas de reducción de impuestos para incentivar el consumo, o sobre la distribución comercial para frenar los precios, que pueden hacerse ya con decretos.

P. El Gobierno dice estar preparado para las vacas flacas.

R. Estaría preparado si hubiera acumulado superávits del 3% del PIB, como en los países nórdicos, y no minisuperávits.

P. Pero ésta es la primera legislatura con superávit público.

R. El PP tuvo que afrontar la trágica herencia socialista, empezamos con un déficit equivalente al 6% del PIB y dejamos el presupuesto en equilibrio. El PSOE no ha prolongado nuestra política de saneamiento con la misma intensidad.

P. El PIB creció en 2007 alrededor del 3,8%.

R. Sí, pero lo que la calle detecta es el presente, que hay una marcada tendencia a la desaceleración. Ven que las rentas salariales pierden peso, que la inflación y las cuotas de las hipotecas se comen su poder adquisitivo.

P. ¿Qué sería lo primero que haría el PP si gana las elecciones?

R. Lo primero es nombrar un vicepresidente con mando real en todas las áreas económicas del Gobierno. Y acometeríamos una reforma fiscal muy potente, en una doble dirección: liberar renta para los mileuristas y equiparar la fiscalidad de las empresas españolas a los estándares de la OCDE. Habría también medidas de liberalización en la energía y la distribución comercial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de enero de 2008