Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:19ª jornada de Liga

El último golpe al Deportivo

Lotina no contará con Aouate y Munúa, mientras club y equipo siguen a la deriva

Resulta complicado encontrar la hebra para deshacer el enredo en el que se ha metido el Deportivo. La proa de este club que asombró a Europa durante un lustro y cuestionó la hegemonía del Madrid y del Barça en la Liga enfila peligrosamente hacia el descenso. Hace tiempo que no hay una semana sin sobresaltos. Cuentas sin auditar, denuncias de ex jugadores por impago, la asamblea impugnada por un grupo de accionistas disconformes con la gestión del presidente Lendoiro, futbolistas a tortas en el vestuario... Un lío.

El ojo a la virulé del portero israelí Dudu Aouate tras el puñetazo propinado por Gustavo Munúa anteayer ilustra la tensión que lastra al equipo coruñés para salir de los puestos de descenso. El entrenador, Miguel Ángel Lotina, esperaba una temporada tranquila cuando firmó por el Deportivo. Pese a que en su cara no había los ocho puntos de sutura que necesitó Aouate, ayer delataba un gran dolor por el brete en que está metido. Lotina no acostumbra a recurrir a circunloquios. Ayer tampoco: "Mi idea es que Fabricio [portero del filial] tenga la oportunidad todo el año. Tengo que reunirme con ellos y con los capitanes, pero mucho me tienen que convencer para que cambie de opinión".

El técnico vasco aseguró que va a ser "muy estricto" y que cuenta con "el apoyo incondicional de la directiva" para desterrar a los dos porteros de la primera plantilla de una tacada. Cuando se le preguntó si es justo que el agresor se lleve el mismo castigo que el agredido, esgrimió que tiene "mucha información", en alusión a las manifestaciones de Aouate calificando de "injusta" la decisión de ser relegado a la suplencia.

En los campos de entrenamiento del Depor los futbolistas trataban de escabullirse de las preguntas sobre la reyerta. Manuel Pablo, uno de los capitanes, fue de los pocos en dar la cara: "Yo no lo vi, pero es gravísimo lo que ha sucedido. Respaldo totalmente la decisión que ha tomado el club". Lo dijo un poco antes de que Lotina entregase definitivamente la portería al canario Fabricio y al asturiano Manu la suplencia. Munúa y Aouate, los perjudicados, conocieron la decisión en su casa. El uruguayo no quiere hacer declaraciones. Tampoco el israelí, aunque afirmó que no entiende "nada de lo que está sucediendo".

A Fabricio (Las Palmas, 1987) se le ha adelantado la oportunidad: "Ya le había dicho a Lendoiro que sería el titular la próxima temporada". Era el meta del filial, líder en Segunda B, y había encajado siete goles en 19 jornadas. Su compañero Manu, procedente del Sporting, pasará en una semana de debutar con el Depor B al banquillo del Madrigal. En la convocatoria también están Piscu, Chapi y Laure, que debutará por las lesiones de Manuel Pablo y por el descarriado momento de Barragán. Desde febrero del 98 no había tantos canteranos en una convocatoria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de enero de 2008